Los nombres de los linajes (apellidos) han sido homologados lo más posible, para poder visualizarlos de una forma lineal y con una secuencia que permita comprender mejor la manera de transmitir el nombre de la familia.

Así, se puede encontrar que muchos apellidos que han variado sus partículas o su ortografía a través del tiempo constan con una sola forma. Es el caso, por ejemplo, de uno de los linajes Alvarado, cuyo tronco firmaba "Sánchez de Alvarado"; incluso a dicho tronco se lo ha allanado a, simplemente, "Alvarado".

También se da el caso una de las familias Abad o una de las familias Lara, en las que muchos miembros usaron en tiempos antiguos la preposición "de" antes del apellido. En este caso. a todos los miembros de esas familias en particular se los ha homologado simplemente en "Abad" o en "Lara".

En el caso de la ortografía, tenemos apellidos como Valdivieso, Bayas o Aldaz, que en una misma familia se encuentran personas que usan distintas variantes, como Valdiviezo, Vayas o Aldás. En casos como estos, y otros muchos, se ha homologado al uso más frecuente o a la raíz original, tomando en cuenta criterios particulares para cada caso.


(Martín Jerónimo de Chiriboga y Garzullo)


  • Nacido el 31 de mayo 1609 - Zaragoza, Aragón, España
  • Fallecido en 1669 , a la edad de 60 años

 Padres

 Casamiento(s), hijo(s), los nietos y los bisnietos

 Hermanos y hermanas

 Notas

Nota individual

Fue hombre de gran espíritu y, teniendo en cuenta que Zaragoza le ofrecía muy pocas posibilidades, se instaló en Salamanca, donde sus tíos paternos, Jerónimo y Eugenio, habían figurado en altos cargos eclesiásticos, como Deán y canónigo, el primero, y de Provisor y de Vicario, el segundo. Allí, hacia 1634, casó por primera vez con una señora de familia muy conocida en la región, doña Isabel Arias Maldonado y Guzmán, señora nada menos que de cinco villas: Maderal, Castroverde, Granadillas, Abarcoso y Fuenteliante; dos tíos de ésta eran personas muy influyentes: don Francisco Arias Maldonado, maestrescuela de la Catedral de Salamanca y miembro del Consejo de las Indias; y el otro, don Juan de Chaves y Mendoza, miembro del Consejo Supremo y de la Cámara de Castilla y presidente de Órdenes.

Influenciado por estos parientes políticos, se trasladó a Sevilla, donde su tío Eugenio estaba de vicario general y provisor del Obispado. Todos le ayudaron para que, el 6 de agosto de 1641, se le despachara título de Gobernador de un tercio de 500 caballos que su Majestad mandó se levantase por el Concejo y contaduría mayor de la ciudad de Sevilla 1, debiendo aviar y conducir aquellos 500 caballos.

Luego, obtuvo empleo de Corregidor de la puebla de Cazalla, situado algo al norte de la ciudad de Sevilla. El 14 de junio de 1638, hizo información genealógica, llegando hasta sus bisabuelos, ante Pedro de Amezquita, inquisidor de Llerena y corregidor de Salamanca, y ante Juan de Soria, escribano del Rey, presentando a ocho testigos, quienes declararon, de buena fe, lo que Martín les indicó, pues todos conocieron solamente a los padres y tíos de aquel; una copia de este documento se encuentra en Quito, y consta la siguiente descripción física de don Martín: cabello castaño, trae las guedejas y el copete poblados; rostro aguileño y algo trigueño; ojos pequeños; nariz encorvada, aguileña y con caballete; cabello y bigote castaños; y, en la nariz, señales de viruela2.

Enviudó, habiendo tenido un solo hijo, y volvió a casarse, en Madrid, en la casa del Duque de Osuna, el 17 de julio de 16443, con Francisca Daza y Gallo, bautizada en el pueblo de Gumiel de Hizán, provincia de Burgos, el 24 de junio de 1623, dama de la Duquesa de Uceda; se velaron en la puebla de Cazalla, el 9 de enero de 1645, a los seis meses del matrimonio.

Martín obtuvo el cargo de secretario del Duque de Uceda. En 1646, estaba de Corregidor de la villa de Morón.

Como la Duquesa tenía un célebre obraje en el pueblo de Guano, actual República del Ecuador, decidieron enviar a la joven pareja como administradores del mismo. Los duques firmaron el poder correspondiente, el 4 de junio de 1646, ante el escribano Juan de la Lanza y tres testigos, entre ellos Francisco Daza4.

Así que, los cónyuges viajaron de Madrid a Sevilla y, el 13 de agosto de 1646, la Casa de Contratación les dio licencia para pasar a Indias5, llevando dos criados: Alonso de Figueroa y Antonia María. En sus pasaportes correspondientes consta que don Martín, a pesar de tener sólo 37 años, tenía el pelo castaño que va calvo, carilargo, la barba castaña con poco bigote ; la señora Daza tenía el pelo castaño, muy poblada de cejas, ancha de cara, cuelo corto, encendida de color, la frente con punta de pelo natural 6. Por otros documentos, se colige que él era rubio, blanco, de 1,68 metros de estatura y el rostro picado de viruelas; ella, de pelo oscuro, carirredonda y con los dientes dañados.7

El barco se hizo a la mar. Irían en la nao San José, del capitán Bernabé de Ochoa, como parte de la flota del Gral. Pedro Ursúa y Arismendi, caballero de Santiago. La nota de embarque se firmó el 6 de agosto de 1646... a Cartagena de Indias.

El arribo al puerto de destino se sucedió a finales de 1646, así que, de seguro, tomaron el largo camino por el río Magdalena y por Popayán-Pasto-Ibarra-Quito, llegando a Riobamba en 1647. 8

Riobamba era aún una minúscula villa. Según el censo de 1606, vivían allí 122 cabezas de familia españolas , es decir, incluidos chapetones y criollos: 76 vecinos nacidos en España (26 andaluces, 12 extremeños, 10 castellanos viejos y apenas 4 vascos), 13 vecinos procedentes de otras partes de América (entre ellos 4 portugueses y 3 franceses) y unos 6 quiteños, entre los inmigrantes9. En la plaza principal, tenían sus casas: Melchor Cuadrado de Vargas, Diego de Jerez Urquizo y Benito de Orca, entre otros. La vecina más antigua era la criolla María de Araujo, quien había nacido en 154010, lo cual prueba la antigüedad de la fundación del poblado. Había apenas 8 calles en los dos sentidos, todas las casas eran de adobe y la iglesia era pequeña y rústica11.

En el siglo XVI, la ciudad creció muy poco, tanto así que en el censo se 1671 figuran apenas 136 cabezas de familia, de las cuales 11 pertenecían al estado noble12. Es importante conocer su nómina, pues a ellos se vinculará posteriormente la familia que recién llega: Antonio Cuadrado de Vargas, Cristóbal de Castro, Antonio d Cepeda, Bernardo Pérez de Villarroel, el comisario Francisco Pérez de Villarroel, Francisco de Silva, Francisco Cuadrado de Vargas, Francisco de Miranda, Jerónimo de Cardona, Lorenzo de Loases y Morán, Gaspar de Cepeda y Pedro Sáenz de Viteri y Ortega13.

El asunto de las encomiendas de los Uceda era un tanto complicado: el Rey, por Cédula de 12 de abril de 1601, en vista de los desmanes de los encomenderos, había decidido entregar aquellas a personas de la nobleza española. Fue así como, en esa fecha, dio los indios de Chillo, Sangolquí y Sigchos a don Cristóbal de Sandoval y Rojas, duque de Uceda, más la renta de 1200 pesos en Guano por tres vidas; 10 años más tarde, por Cédula del 10 de septiembre de 1611, el Rey le dio en propiedad el repartimiento indígena de Guano, más la renta de 1500 pesos.

A la muerte de Cristóbal, su hijo mayor, Francisco Gómez de Sandoval, duque de Lerma, decidió cambiar de postura y, el 12 mayo de 1640, donó la citada encomienda para que se fundara el convento de monjas del Sacramento, en Madrid (que se situó en la calle de Atocha, en la plazuela de Antón Martín), y se nombro a su mujer, Felicia de Sandoval, como administradora de esas rentas. En ese estado fue en el que el primer Chiriboga vino a América, a manejar las rentas de los obrajes y tributos de Guano, Ilapo, San Andrés, Chillo, Sangolquí y Sigchos14. Antes de don Martín, le precedieron en este manejo Rodrigo Troncoso y Juan Flores de Villafañe.

Varios años sirvió don Martín al de Uceda, constando, por ejemplo, que el 21 de mayo de 1652, en Licán, compró en nombre del Duque las haciendas de San Juan y Cerro Nevado, con 20.500 ovejas de Castilla. Sin embargo, Chiriboga se sintió engañado, de engaño inorme e inormísimo , como dice el documento, y enjuició al vendedor, Gonzalo de Baraona; a la postre, Baraona ejecutó a Chiriboga, demostrando que él tenía la razón15.

El 7 de julio de 1654, en nombre del Duque, don Martín vendió al mismo Baraona 5.004 ovejas, que antes había comprado a José de Jerez Urquizo, vendiendo cada una a 2 pesos de ocho reales, y con eso pretendieron llegar a la paz en sus negocios16.

Ese mismo año, don Martín, junto a don Juan García, acompañó al Cap. Antonio de Arteaga, corregidor de Chimbo, en la visita general de indios17.

En 1656, compró al Gral. Francisco Villagómez, en 23.000 patacones a censo, 28 manadas de ovejas en los páramos del Chimborazo, pero Chiriboga descubrió que el vendedor lo engañó, porque eran ovejas viejas y de otro temple , por lo que Villagómez, en recompensa, le remitió 2.000 ovejas más. En la compra, Chiriboga había dado sus haciendas de Elén. En 1668, la viuda de Villagómez puso juicio a don Martín, para no pagar 3.400 pesos de ese trato, pretendiendo proteger su dote18.

Las rentas de los Uceda jamás llegaron a las monjas del Sacramento en Madrid, no se sabe si por culpa de los propios duques o de los administradores en Guano, lo cierto es que, hacia 1658, don Martín dejó su administración, sin duda aún en buenas relaciones con los Uceda, según se desprende de su testamento, pues desde 1663 aparece con el cargo de Escribano del Cabildo de Riobamba, el cual desempeñó hasta su muerte19.

Luego de él, y hasta 1679, fueron administradores de esos bienes: Sebastián Gordón, Diego Rodríguez Moreno, Baltazar de Montesdeoca y, finalmente, Manuel de León y Mendoza (yerno de Chiriboga20), lo cual parece indicar que cambiaban de administrador cada 5 años.

Don Martín testó en Riobamba el 7 de enero de 1669, a los 60 años, ante Luis Gómez de Ayora, declarando que sirvió 11 años al Duque de Uceda (1647-1658), que entregó sus cuentas al corregidor de Riobamba, Lcdo. Lucas de Segura y Lara, para que éste las diera al Cap. Baltazar de Montesdeoca, podetario de su Excelencia , el Duque; que era Capitán de Milicias y que, al casarse, tanto él como su mujer estaban pobres. El cargo de Escribano que había rematado, aún no había pagado esa deuda a la Real Caja. Murió el mismo 1669, y su viuda nombró a Gómez de Ayora para que le reemplazara en la escribanía y pagara la deuda, pero éste le falló.

El 15 de abril de 1671, el Rey ordenó que se tome cuentas a los siete administradores de la encomienda y que el dinero se envíe a las monjas bernardas, en Madrid21.

De su primer matrimonio tuvo un solo hijo, Juan, quien murió en la infancia.

 Fuentes

  • Persona: Fernando Jurado Noboa, "Los Chiriboga", 1989, transcrito por Mauricio Alvarado-Dávila V., omalvara@yahoo.es
  • Nacimiento, casamiento 1, casamiento 2: Fernando Jurado Noboa, "Los Chiriboga", transcrito por Mauricio Alvarado-Dávila V.
  • Familia 1: Fernando Jurado Noboa, "Los Chiriboga", transcrito por Mauricio Alvarado-Dávila V., omalvara@yahoo.es, tel. 593-9-507 7331
  • Familia 2: Fernando Jurado Noboa, "Los Chiriboga", 1989, transcrito por Mauricio Alvarado-Dávila V., omalvara@yahoo.es, tel. 593-9-507 7331
  • Muerte: Fernando Jurado Noboa, "Los Chiriboga", dato por Mauricio Alvarado-Dávila V.

 Ver árbol

Pascual Chiriboga, Señor de la Casa de Chiriboga ca 1508-   María Santún Errazu   Alonso Jerez   Isabel Zorrilla ca 1520-1595/   ? Garzullo   ? ?   ? López de Azagra   ? ?
|
8
  |
9
  |
10
  |
11
  |
12
  |
13
  |
14
  |
15



 


 


 


|   |   |   |
Martín Chiriboga, Señor de la Casa de Chiriboga ca 1534-   María de la Paz Zorrilla ca 1540-   Pedro Jerónimo Garzullo   Hipólita López de Azagra
|
4
  |
5
  |
6
  |
7



 


|   |
José Chiriboga, Señor de Seraín ca 1562-1638/   María Ana Paula Garzullo
|
2
  |
3



|
Martín Jerónimo Chiriboga 1609-1669


  1. Descubra los árboles en línea

    Descubra los árboles genealógicos en línea y la organización de los menús, con una corta visita guiada.

    Si no quiere hacer esa visita ahora, podrá hacerlo más tarde pulsando abajo de la página en "Visita guiada".

  2. Home page Geneanet (1/7)

    Pulse el logo para volver a la home page de Geneanet.

  3. Perfil, mensajes y alertas e.mail (2/7)

    Una vez conectado a Geneanet, podrá consultar su mensajería, ver y configurar sus alertas genealógicas y gestionar sus informaciones personalles.

    Desde ahora, puede desconectarse desde "Mi cuenta".

  4. Conexión y creación de cuenta (2/7)

    No se ha identificado en Geneanet. Pulse en uno de los enlaces para conectarse o crear su cuenta Geneanet.

  5. Página de bienvenida del árbol (3/7)

    Al pulsar aquí, vuelve a la página de bienvenida del árbol que visita.

  6. Herramientas de búsqueda (4/7)

    El motor de búsqueda de una persona del árbol se encuentra aquí, con la lista alfabética de los apellidos.

    Pasando el ratón sobre esta zona, se editan las opciones suplementarias de búsqueda y listas.

  7. Menú genealógico (5/7)

    Este menú tiene todos las herramientas que antes estaban en el menú lateral izquierdo.

    Si está conectado a su árbol, le ofrece un acceso rápido a las funciones de actualización y parametrage de su árbol.

  8. Derechos de acceso (6/7)

    Según los derechos de acceso de que usted dispone, puede cambiar su modo de consulta:
    - Visitante: puede consultar libremente el árbol, salvo los individuos ocultos como privados (contemporáneos) y sus fotos
    - Invitado: puede consultar el arbol entero, incluso los individuos privados y las fotos
    - Administrador: puede consultar y modificar el árbol entero.

  9. Modo contrastado (7/7)

    Para una lectura más cómoda, pulse en este enlace para activar el modo contrastado en todos los árboles en línea.

  10. ¡Se acabó!

    Si quiere volver a empezar la visita guiada, pulse en el enlace "Visita guiada" abajo de la página.