Los nombres de los linajes (apellidos) han sido homologados lo más posible, para poder visualizarlos de una forma lineal y con una secuencia que permita comprender mejor la manera de transmitir el nombre de la familia.

Así, se puede encontrar que muchos apellidos que han variado sus partículas o su ortografía a través del tiempo constan con una sola forma. Es el caso, por ejemplo, de uno de los linajes Alvarado, cuyo tronco firmaba "Sánchez de Alvarado"; incluso a dicho tronco se lo ha allanado a, simplemente, "Alvarado".

También se da el caso una de las familias Abad o una de las familias Lara, en las que muchos miembros usaron en tiempos antiguos la preposición "de" antes del apellido. En este caso. a todos los miembros de esas familias en particular se los ha homologado simplemente en "Abad" o en "Lara".

En el caso de la ortografía, tenemos apellidos como Valdivieso, Bayas o Aldaz, que en una misma familia se encuentran personas que usan distintas variantes, como Valdiviezo, Vayas o Aldás. En casos como estos, y otros muchos, se ha homologado al uso más frecuente o a la raíz original, tomando en cuenta criterios particulares para cada caso.


F  MARIETTA VEINTIMILLA

(María Rosario Marietta de Veintemilla Marconi)
(María Rosario Marietta VEINTIMILLA)
 la Generalita


  • Née le 8 septembre 1856 - Lima, Perú
  • Baptisée le 22 novembre 1856 - Sagrado Corazón de los Huérfanos, Lima, Perú
  • Décédée le 11 mars 1907 - Quito, Pichincha, Ecuador , à l’âge de 50 ans

 Parents

  • Gral. José Veintimilla , né en 1826 - Quito, Pichincha, Ecuador , baptisé le 22 juin 1826 - El Sagrario, Quito, Pichincha, Ecuador , décédé en mars 1869 - Quito, Pichincha, Ecuador à l’âge de 43 ans , Militar. General.
    Marié en 1856 , Lima, Perú, avec
  • María Marconi , née en 1839 - Roma, Lacio, Italia , décédée

 Union(s) et enfant(s)

  • Mariée en mai 1881 , Pomasqui, Quito, Pichincha, Ecuador, avec Antonio Lapierre , né le 21 octobre 1853 - Guayaquil, Guayas, Ecuador , baptisé le 14 janvier 1854 - Iglesia Matriz, Guayaquil, Guayas, Ecuador , décédé le 15 avril 1882 à l’âge de 28 ans (Parents : H Juan Antonio Lapierre , Conde de Laguiole de Lapierre †1888  &  F Antonia Cucalón 1831-1933 ) dont

 Frères et sœurs

 Notes

Notes individuelles

Tomado de: http://www.ecuadorprofundo.com/tomos/tomo3/l14.htm

LA GENERALITA MARIETTA DE VEINTEMILLA "Marietta de Veintemilla llegó a ser una fuerza dominante en la sociedad ecuatoriana" sobre todo durante la dictadura de su tío Ignacio (1876-1883) época en que la beatería imponía a las mujeres vestidos confeccionados con un pesado tejido negro y que vivieran prácticamente recluidas en sus casas, sin poder salir a las calles ni tomar contacto con provechosas e instructivas lecturas. Quito era una cárcel para el elemento femenino, que sólo podía mostrarse en las misas de la madrugada y en visitas a los conventos donde las monjas enseñaban útiles granjerías: confección de dulces, licores caseros y comidas y obras de mano como tejidos, bordados y costuras; así, anodinamente, transcurría la vida de nuestras lejanas abuelas; pero Marietta "arremetió contra esas costumbres y valiéndose del apoyo que le prestaban unas seis a diez chiquillas de las mejores familias, hizo campaña en favor de la construcción de un paseo en la Alameda y fueron a la inauguración con trajes llamativos y sombreros de modelos extraños, a dar vueltas y vueltas por el jardín quiteño" para que las restantes mujeres aprendieran a ventearse en el mundo exterior, huyendo de la mojigatería ambiental.

Esta política revolucionaria y atrevida le acarreó fuertes críticas y el desdén de las personas de respeto, que no transigían con las nuevas y peligrosas costumbres venidas de París, ciudad comparable por sus vicios y pecados a la bíblica Babilonia.

Después llegó para ella la mala época y la revolución de 1.882 que se prolongó varios meses. Marietta salió a las calles a arengar a sus soldados, el pueblo la admiraba y la seguía, pero las fuerzas restauradoras del norte y sur se unieron y sitiaron Quito, tomándola tras largo asedio. Entonces Marietta pasó varias semanas en prisión, de la que solo salió para marchar al exterior, donde la esperaba su tío el Dictador y años de pobrezas y de exilios que aprovechó para escribir sus célebres "Páginas del Ecuador".

A fines del siglo regresó a Quito y el gobierno liberal le devolvió su quinta "Tajanar" cerca de Pomasqui, donde volvió a tocar su piano de cola: "en él se encierra algo más que la armonía, guarda silenciosamente las lágrimas de mi corazón. Es el tesoro más preciado que adorna mi salón con lúgubre elegancia; porque es negro, negro como los pensamientos que inspiran sus acordes; negro como un inmenso cuervo que se levanta en medio de la estancia para apagar los leves resplandores que se desprenden de los objetos de arte ..."

Entonces volvió a brillar en las letras patrias y fue recibida en la Sociedad Jurídico Literaria de Quito como socia de honor, colaborando en la Revista con varios artículos titulados "Disgresiones Libres" y con una conferencia sobre Psicología moderna, ciencia casi desconocida en el medio y que había estudiado en el Perú a base de lecturas racionalistas. En su tercera Digresión titulada "Madame Roland", aprovechó para exponer sus ideas más audaces acerca del feminismo y volvió a escandalizar a las pacatas mentalidades de ese tiempo. De la Roland, dice: "Era un ser extraordinario venido al mundo a probar que los ideales de la justicia y el bien común caben dentro del cerebro de una mujer, de igual manera que en el del hombre, cuando aquella se nutre desde la infancia con severas doctrinas; y cediendo a los impulsos de una especial organización, ejercitaba sus facultades en el campo de la política. No es esto desconocer los verdaderos destinos de la mujer en el mundo. Si ella no se dedicase más que a tareas que repugnan de un modo natural a su sexo, vendría pronto a convertirse en una calamidad. No, la mujer no debe apartarse del camino que le señaló la naturaleza, pero hay que respetar los designios de esa misma naturaleza cuando diferencia sus obras al punto de presentarnos a Madame Roland bajo la propia delicada envoltura de Santa Catalina de Siena. Ni la santa, ni la heroína pudieron sustraerse a los dictados de su corazón, formado el uno para los dulcísimos arrobos del cristianismo, formado el otro para moverse al arrebatador impulso de las ideas. ¿Por qué reprochar ciegamente a la mujer que se siente con el alma bastante enérgica para afrontar una situación semejante a la que dominó Madame Roland?".

Como se ha visto por la lectura anterior, Marietta al hacer el elogio de la Roland, estaba explicando su propia conducta, ya como mujer de acción que podía dirigir a los soldados de su tío con tanto acierto que hasta había sido llamada "La Generalita"; así también con ideas altas y elevadas como para escribir un libro de historia con partes novelescas y en estilo qué conmovió a la opinión y fue refutado por el propio Presidente de la República Dr. Antonio Flores Jijón en 1888.

Luego agrega con un cierto dejo de tristeza: "Tan noble figura, doloroso es confesarlo, no habría tenido digno teatro en América", para finalizar confesando: "Pretendo por la contemplación de Madame Roland levantar el espíritu del bello sexo. Es dable a la mujer en cualquier condición que se halle, trabajar por el fomento de las ideas provechosas al género humano. Para esto, como para todo, se demandan la meditación y el estudio, siendo un axioma que el mayor nivel intelectual alcanzado por la mujer será siempre en positivo beneficio de la sociedad a que pertenece".

Estas palabras, impresas en 1.909, trajeron como es natural suponer una nueva secuela de calamidades para Marietta, pues la volvieron a colocar en la picota de la opinión pública, que no reconocía la igualdad entre los sexos, ni estaba preparada para aceptar que las mujeres salieran de sus hogares a intervenir en política. Todavía no se les había concedido el derecho al voto, ni eran plenamente capaces para contratar u obligarse; por el contrario, del padre salían a depender del marido y si enviudaban, del hijo mayor o de algún otro pariente que las representara. Incluso era mal visto que caminaran solas y peor que asistieran sin compañía a un acto público, a una representación teatral o a una reunión privada por muy en confianza que ésta fuera. Por eso se les decía "Niñas" aunque fueran viejas, pues su fragilidad se emulaba con la situación de las recién nacidas.

Tres años después Marietta fallecía en Quito. En su quinta había vivido rodeada de misterio, por tener un cuarto negro donde convocaba a los espíritus en veladas celebradas con provectos caballeros. El populacho la respetaba y quería, pero eran tantas las consejas que sobre ella se repetían, que terminó por alejarse de su propiedad, "donde el Diablo era convocado" según se aseveraba. Sólo sus compañeros literatos concurrieron al entierro y quizá algún pariente lejano y los viejos partidarios de su tío, que aun permanecían con vida.

Sobre su tumba se sembraron flores que ha marchitado el tiempo. pero su recuerdo de heroína y sus generosos pensamientos, siguen latentes en las letras patrias y su nombre ilustre en la memoria del pueblo que no la olvidará jamás.

 Sources

  • Personne: Fernando Jurado Noboa, "Los Veintimilla", copiado por Mauricio Alvarado-Dávila, omalvara@yahoo.es
  • Naissance: F. Jurado Noboa, "Los Veintimilla", copiado por Mauricio Alvarado-Dávila, omalvara@yahoo.es
  • Baptême: F. Jurado, "Los Veintimilla", copiado por Mauricio Alvarado-Dávila, omalvara@yahoo.es
  • Union: Fdo. Jurado Noboa, "Los Veintimilla", copiado por Mauricio Alvarado-Dávila, omalvara@yahoo.es
  • Famille: Fernando Jurado Noboa, "Los Veintimilla", copiado por Mauricio Alvarado-Dávila, omalvara@yahoo.es, tel. 593-9-507 7331
  • Décès: Fernando Jurado, "Los Veintimilla", copiado por Mauricio Alvarado-Dávila, omalvara@yahoo.es

 Aperçu de l'arbre

Joaquín Espinosa de los Monteros 1740-1808   Doña Juana Veintimilla 1767-1831   Dr. José Javier de Ascázubi   Gregoria Arteta ca 1785-        
|
8
  |
9
  |
10
  |
11
   



 


   
|   |    
Dr. Ignacio Veintimilla 1792-1855   Josefa de Ascázubi 1802-1841   José Marconi   Lucrecia Misiarelli 1815-
|
4
  |
5
  |
6
  |
7



 


|   |
Gral. José Veintimilla 1826-1869   María Marconi 1839-
|
2
  |
3



|
MARIETTA VEINTIMILLA 1856-1907


  1. Redécouvrez les arbres en ligne

    Découvrez la nouvelle présentation des arbres en ligne et la réorganisation des menus, via une courte visite guidée.

    Si vous ne souhaitez pas faire cette visite immédiatement, vous pourrez y revenir plus tard en cliquant sur le lien "Visite guidée" situé en bas de page.

  2. Accueil Geneanet (1/7)

    Cliquez sur ce logo pour revenir à l'accueil de Geneanet.

  3. Gestion de votre compte (2/7)

    Une fois connecté à Geneanet, vous pourrez consulter ici votre messagerie, revoir et paramétrer vos alertes généalogiques, et gérer vos informations personnelles.

    C'est dans le menu "Mon compte" que vous aurez désormais la possibilité de vous déconnecter.

  4. Connexion et création de compte (2/7)

    Vous n'êtes pas identifié sur Geneanet. Cliquez sur l'un des liens pour vous connecter ou bien pour créer votre compte Geneanet.

  5. Accueil de l'arbre (3/7)

    En cliquant ici, vous retournez à l'accueil de l'arbre que vous visitez.

  6. Outils de recherche (4/7)

    Les champs de saisie vous permettent de chercher une personne dans cet arbre. avec la liste alphabétique des noms.

    En passant la souris sur cette zone, vous affichez les options supplémentaires :
    - lien vers la souche de l'arbre
    - liste de tous les noms de l'arbre
    - options de recherche avancée

  7. Menu généalogique (5/7)

    Ce menu contient tous les outils et actions anciennement placés dans le menu gauche latéral.

    Si vous êtes connecté sur votre arbre, il vous offre un accès rapide aux fonctionnalités de mise à jour de votre généalogie, de paramétrage de votre arbre, etc.

  8. Droits d'accès à l'arbre (6/7)

    Selon les droits d'accès dont vous disposez, vous pouvez changer votre mode de consultation :
    - visiteur : vous pouvez consulter librement l'arbre, sauf les individus marqués comme privés (contemporains) et leurs photos
    - invité : vous pouvez consulter l'arbre entièrement, y compris les individus privés et les photos
    - éditeur : vous pouvez consulter et modifier l'arbre entièrement.

  9. Mode contrasté (7/7)

    Pour un meilleur confort de lecture, cliquez sur ce lien pour activer le mode contrasté sur tous les arbres en ligne.

  10. C'est fini !

    Si vous souhaitez recommencer la visite guidée, cliquez sur le lien "Visite guidée" en bas de la page.