SUTTON-DUDLEY DE CLONARD FAMILY, BRANCHES LIVING IN SPAIN AND FRANCE AS OLD IRISH JACOBITES. "The Counts de Clonard"

M  William II De Normandy The Conqueror

Sosa : 352.321.588
(Guillaume De Normandy)
(William II De Normandy)
 William I King of England
Duke de Normandy - VII (1027-1087) - King of England (1066-1087)

  • Nacido en octubre 1027 - Falaise,Normandy Calvados,14000,France
  • Fallecido el 9 de septiembre 1087 - Rouen,Normandy Seine Maritime,76000,France , a la edad de 59 años
  • Guillermo II. séptimo Duque de Normandía - y - a su vez: Guillermo I, Rey de Inglaterra.

 Padres

 Casamiento(s) e hijo(s)

 Hermanos y hermanas

 Notas

Nota individual

William, the illegitimate son of the Duke of Normandy, spent his first six years with his mother in Falaise and received the duchy of Normandy upon his father's death in 1035. A council consisting of noblemen and William's appointed guardians ruled Normandy but ducal authority waned under the Normans' violent nature and the province was wracked with assassination and revolt for twelve years. In 1047, William reasserted himself in the eastern Norman regions and, with the aid of France's King Henry I, crushed the rebelling barons. He spent the next several years consolidating his strength on the continent through marriage, diplomacy, war and savage intimidation. By 1066, Normandy was in a position of virtual independence from William's feudal lord, Henry I of France and the disputed succession in England offered William an opportunity for invasion. Edward the Confessor attempted to gain Norman support while fighting with his father-in-law, Earl Godwin, by purportedly promising the throne to William in 1051. (This was either a false claim by William or a hollow promise from Edward; at that time, the kingship was not necessarily hereditary but was appointed by the witan, a council of clergy and barons.) Before his death in 1066, however, Edward reconciled with Godwin, and the witan agreed to Godwin's son, Harold, as heir to the crown - after the recent Danish kings, the members of the council were anxious to keep the monarchy in Anglo-Saxon hands. William was enraged and immediately prepared to invade, insisting that Harold had sworn allegiance to him in 1064. Prepared for battle in August 1066, ill winds throughout August and most of September prohibited him crossing the English Channel. This turned out to be advantageous for William, however, as Harold Godwinson awaited William's pending arrival on England's south shores, Harold Hardrada, the King of Norway, invaded England from the north. Harold Godwinson's forces marched north to defeat the Norse at Stamford Bridge on September 25, 1066. Two days after the battle, William landed unopposed at Pevensey and spent the next two weeks pillaging the area and strengthening his position on the beachhead. The victorious Harold, in an attempt to solidify his kingship, took the fight south to William and the Normans on October 14, 1066 at Hastings. After hours of holding firm against the Normans, the tired English forces finally succumbed to the onslaught. Harold and his brothers died fighting in the Hastings battle, removing any further organized Anglo-Saxon resistance to the Normans. The earls and bishops of the witan hesitated in supporting William, but soon submitted and crowned him William I on Christmas Day 1066. The kingdom was immediately besieged by minor uprisings, each one individually and ruthlessly crushed by the Normans, until the whole of England was conquered and united in 1072. William punished rebels by confiscating their lands and allocating them to the Normans. Uprisings in the northern counties near York were quelled by an artificial famine brought about by Norman destruction of food caches and farming implements.

The arrival and conquest of William and the Normans radically altered the course of English history. Rather than attempt a wholesale replacement of Anglo-Saxon law, William fused continental practices with native custom. By disenfranchising Anglo-Saxon landowners, he instituted a brand of feudalism in England that strengthened the monarchy. Villages and manors were given a large degree of autonomy in local affairs in return for military service and monetary payments. The Anglo-Saxon office of sheriff was greatly enhanced: sheriffs arbitrated legal cases in the shire courts on behalf of the king, extracted tax payments and were generally responsible for keeping the peace. "The Domesday Book" was commissioned in 1085 as a survey of land ownership to assess property and establish a tax base. Within the regions covered by the Domesday survey, the dominance of the Norman king and his nobility are revealed: only two Anglo-Saxon barons that held lands before 1066 retained those lands twenty years later. All landowners were summoned to pay homage to William in 1086. William imported an Italian, Lanfranc, to take the position of Archbishop of Canterbury; Lanfranc reorganized the English Church, establishing separate Church courts to deal with infractions of Canon law. Although he began the invasion with papal support, William refused to let the church dictate policy within English and Norman borders.

He died as he had lived: an inveterate warrior. He died September 9, 1087 from complications of a wound he received in a siege on the town of Mantes.

"The Anglo-Saxon Chronicle" gave a favorable review of William's twenty-one year reign, but added, "His anxiety for money is the only thing on which he can deservedly be blamed; . . .he would say and do some things and indeed almost anything . . .where the hope of money allured him." He was certainly cruel by modern standards, and exacted a high toll from his subjects, but he laid the foundation for the economic and political success of England.


NOTES ON HIS UNCLE "EDWARD THE CONFESSOR" KING OF ENGLAND:

A la suite de grands troubles qui désolaient l'Angleterre, le prince Édouard passa trente-cinq ans de sa vie en exil. Nous avons peu de détails sur cette période de son histoire. Doué d'un caractère doux, ami de la solitude, il se tenait de longues heures au pied des autels, assistait aux offices divins et aimait beaucoup à s'entretenir avec les religieux. Cependant toute l'Angleterre priait pour obtenir enfin la paix avec un prince légitime. Dieu apparut à un pieux évêque et lui montra, dans une vision, Édouard sacré roi par saint Pierre: "Voilà, lui dit-il, celui qui sera roi par ma faveur; il sera chéri du Ciel, agréable aux hommes, terrible à ses ennemis, aimable à ses sujets, très utile à l'Église de Dieu." A peine établi sur le trône, Édouard s'appliqua à développer dans son âme toutes les vertus d'un prince vraiment chrétien. Délivré, par l'aide de Dieu, de tous les ennemis du dedans et du dehors, Édouard voulut accomplir le voeu qu'il avait fait d'aller à Rome vénérer le tombeau du Prince des Apôtres; mais il dut céder aux instances de ses sujets, qui avaient besoin de sa présence. Le Pape le délia de son voeu; le roi, en revanche, fit construire une belle église en l'honneur de saint Pierre. Édouard est célèbre par son désintéressement et par sa charité envers les pauvres. A trois reprises différentes, il vit un des officiers de sa maison mettre la main aux trésors royaux; la troisième fois, il se contenta de lui dire: "Prenez bien garde qu'on ne vous y surprenne!" Le trésorier du palais se plaignant au roi de ces vols, celui-ci, comme s'il n'eût rien su, lui dit: "Pourquoi vous plaindre? Celui qui a pris cet argent en avait sans doute plus besoin que nous." Édouard avait promis de ne jamais refuser l'aumône demandée au nom de Jean l'Évangéliste; un jour, un pauvre lui ayant tendu la main au nom de cet Apôtre, le roi, dépourvu d'argent, retira de sa main un riche anneau et le lui donna, pour ne pas le faire attendre. Une autre fois, à la demande d'un pauvre infirme tout perclus, il le prit sur ses épaules et le porta à l'église Saint-Pierre, où il fut guéri. Saint Jean l'Évangéliste se montra un jour à deux pèlerins anglais qui se mettaient en voyage pour les Lieux Saints; il leur remit un anneau en leur disant: "Portez cet anneau au roi; c'est lui qui me l'a donné un jour que je lui demandais l'aumône en habit de pèlerin; dites-lui que, dans six mois, je le visiterai et le mènerai avec moi à la suite de l'Agneau sans tache." Édouard mourut, en effet, six mois après. Abbé L. Jaud, Vie des Saints pour tous les jours de l'année, Tours, Mame, 1950.


NOTE ABOUT THE BATTLE OF HASTING ANDD HAROLD II OF WESSEX, KING OF ENGLAND BEFORE DE INVASION.

Second fils du comte Godwin, comte de Wessex, lequel avait exercé un grand pouvoir sous les règnes précédents il fut fait comte de l'East Anglia en 1045 puis des Saxons de l'Ouest. En 1053, Harold succéda à son père au comté de Wessex et devint le principal conseiller d'Edouard le Confesseur. En 1063, il parvint à soumettre les guerriers gallois et fut contraint de bannir son frère Tostig comte de Northumbrie après une révolte. Il réagit énergiquement contre les influences normandes qui prédominaient jusqu'alors à la cour de ce roi. En 1064, il fait naufrage sur les côtes normandes, capturé par Guillaume le Bâtard, duc de Normandie, il négocia sa libération en jurant son soutien aux prétentions de Guillaume au trône d'Angleterre.

Mais à la mort d'Edouard, Harold se fit néanmoins proclamer roi le 6 janvier 1066, mais il dut aussitôt lutter contre son frère Tostig soutenu par l'armée norvégienne de Harald Haardraade. Ils envahirent le Yorkshire et furent écrasés par les troupes anglaises à Stamfordbridge le 25 septembre 1066. Mais trois jours plus tard, Guillaume le Conquérant débarquait en Angleterre dans le Sussex et contraignit Harold à venir à sa rencontre. Les deux adversaires s'affrontent à Senlac Hill le 14 octobre 1066 à la bataille d'Hastings, Harold y fut vaincu et tué. L'Angleterre passa alors sous la domination normande.





THE BATTLE OF HASTINGS, BY WIKIPEDIA, SPANISH VERSION - VERSION EN ESPAÑOL, SEGÚN WIKIPEDIA


Batalla de Hastings

Batalla de Hastings
Parte de Guerra de sucesión de Inglaterra de 1066

Fecha 14 de octubre de 1066
Lugar Hastings, Inglaterra
Resultado Victoria normanda
Beligerantes
Reino de Inglaterra sajones Ducado de Normandía
Comandantes
Harold II el Sajón,
varios nobles sajones
Guillermo de Normandía,
Odo de Bayeux
Fuerzas en combate
2.000 huscarles y 5.500 Fyrdmen (milicianos) 2.000 caballeros, 1.500 arqueros de varias clases y 4.000 infantes
Bajas
Desconocidas, pero mucho más que las normandas Alrededor de 2.000 entre muertos y heridos

La Batalla de Hastings fue un enfrentamiento decisivo entre las tropas de Harold II, último rey sajón de Inglaterra, y los invasores normandos del futuro Guillermo I de Inglaterra. Se decidió el 14 de octubre de 1066 en Hastings, cerca de Londres, y terminó con la aplastante victoria de Guillermo. Harold II murió en la batalla y con él el dominio sajón sobre Inglaterra, que a partir de entonces quedó unida políticamente al Ducado de Normandía, en el norte de Francia. Las disputas en torno al gobierno de este último territorio serían las causantes últimas de la Guerra de los cien años entre las coronas de Francia e Inglaterra.

 

   Antecedentes

La invasión normanda se produjo en medio de serias disputas sobre quién debía ser el nuevo rey de Inglaterra. A la muerte de Eduardo el Confesor en 1066, el nuevo trono quedó vacante, ya que Eduardo no tenía hijos. Los nobles sajones se reunieron entonces en el Witenagemot (asamblea general) y eligieron como nuevo rey a Harold Godwinson, conde de Wessex y victorioso general en las guerras contra Gales y Escocia. A éste le unía además un ligero parentesco con Eduardo, pues era su cuñado.

Naturalmente, no todos veían esta sucesión con buenos ojos. Durante el reinado de Eduardo habían proliferado las rencillas entre los sajones y los normandos, los descendientes de los antiguos conquistadores vikingos de Inglaterra. El propio Eduardo se había mantenido en el trono gracias al apoyo danés, y también se encontraba emparentado con el duque Guillermo de Normandía (descendiente también de vikingos y primo de Eduardo) y Harald III, rey de Noruega y Dinamarca.

Guillermo de Normandía era bastardo y por tanto no podía acceder al trono, pero Eduardo tenía tan buena relación con él que llegó a prometérselo antes de morir. Además de este pretexto, Guillermo contaba con la ventaja que le brindaba el apoyo de la Iglesia de Roma (que buscaba aumentar su influencia en un reino sin religión oficial como Inglaterra), los nobles anglonormandos y algunos sajones importantes, entre ellos Tostig Godwinson, conde de Northumbria y hermano de Harold.

Harald III fue el primero en mover ficha, invadiendo Inglaterra desde el norte con una flota de 300 barcos y 5.000 hombres, más los apoyos brindados por Tostig. Sin embargo, cuando su ejército marchaba hacia el sur para tomar Londres, los hombres de Harold II le salieron al paso y entablaron batalla sobre el puente de Stamford, cerca de York, el 25 de septiembre. La batalla de Stamford Bridge fue una aplastante victoria para los sajones, en la que murieron 4.500 invasores noruegos (incluido Harald) y se destruyó el 90% de su flota; se la considera por ello el ocaso de las invasiones vikingas. Los escasos 500 supervivientes embarcaron en los 30 barcos restantes y volvieron a Noruega después de que el hijo de Harald, Olaf —que sobrevivió a Stamford Bridge, donde luchó junto a su padre—, firmara una declaración en la que se comprometía a no invadir Inglaterra jamás.

El peligro vikingo había quedado conjurado y ya sólo restaba esperar movimientos de Guillermo. Éste ya estaba planeando una invasión mientras Harald y Harold aún combatían en la isla, reuniendo un ejército de 7.000 hombres que embarcaron en 600 naves. El número de caballos que marcharon en el ejército de Guillermo se desconoce, pero se sabe que fue enorme para la logística de la época. Hasta entonces nadie había embarcado tantos equinos con vistas a una invasión, pero a pesar de las críticas, Guillermo se salió con la suya y a la postre, el papel de la caballería en el enfrentamiento con los sajones resultó decisivo para la victoria normanda. El 28 de septiembre desembarcó en Pevensey (Sussex). Al desembarcar Guillermo perdió el equilibrio y cayó de bruces en la arena frente a la mirada atónita de sus soldados, que tomaron esto como un mal augurio en su invasión. No obstante uno de sus nobles sacó partido a la situación diciéndole «Ahora tiene en sus manos la tierra de Inglaterra». Dicho esto, tomó posesión de Inglaterra mientras agarraba un puñado de arena. Posteriormente, sus tropas se dirigieron al norte hasta Hastings, en el camino de Londres, donde decidió acampar. Se construyó entonces un fuerte de madera de gran tamaño como base para las tropas.

 

  Ejércitos

esde Northumbria, Harold descendió con sus tropas rápidamente hasta el camino que unía Hastings con Londres, con el fin de bloquear la previsible marcha normanda sobre la capital del reino. Alrededor de la mitad de sus fuerzas (compuestas únicamente por infantería) las componían los huscarles (Housecarls), las tropas de élite sajonas fuertemente armadas que dependían directamente del rey, siendo el resto miembros de la milicia local de Hastings, los Fyrdmen. El equipo de los segundos, con escasas excepciones, era notablemente inferior al de los huscarles. Ciertos autores sostienen que si Harold hubiese llamado a la batalla a la milicia londinense, The Furth, habría ganado el combate sin problemas, pero el caso es que el sajón no lo hizo. Es probable que la falta de tiempo y las prisas por bloquear el paso a Guillermo le impulsaran a marchar a la batalla sin la demora que supondría esperar a que los londinenses acudieran a su llamada y se armasen. Por otra parte, acababa de aplastar sin problemas una sublevación en toda el área de Yorkshire apoyada además por una invasión noruega, todo ello con sólo los hombres que en ese momento estaban bajo su mando. Es probable que no creyera necesario llamar a más soldados, pues si su ejército había podido con Tostig y Harald juntos, era de esperar que también podría con Guillermo.

Sin embargo, había una importante diferencia entre los ejércitos normandos y los de los vikingos o los sajones. Mientras éstos disponían de un ejército a la antigua, formado por infantería poco diferenciada o especializada en un método de lucha, el de Guillermo era un exponente de los nuevos ejércitos imperantes en Europa Occidental. Contaba con cuerpos diferenciados de arqueros y ballesteros, hombres de armas a pie y caballería pesada. Además de sus vasallos normandos, Guillermo contaba también con los hombres y caballos aportados por sus aliados bretones (un tercio de su ejército), franceses y flamencos.

 

  La batalla

 

Preparativos

Las fuerzas se desplegaron al amanecer del día 14 de octubre de 1066 a unos 10 kilómetros y medio de Hastings. Con el fin de rechazar mejor los ataques normandos, las fuerzas de Harold ocuparon la cima de la colina de Senlac. A su derecha había un terreno pantanoso, mientras que el flanco izquierdo estaba protegido por el arroyo de Asten. Los normandos quedaban por tanto obligados a atacar de frente y cuesta arriba, lo que otorgaba una gran ventaja de partida a las fuerzas sajonas. Harold dispuso en la retaguardia a los Fyrdmen, mientras que delante de ellos se apostaron los veteranos y bien pertrechados huscarles, prestos a defender sus posiciones de cualquier ataque normando.

Por su parte, Guillermo dispuso a los arqueros (armados tanto con arcos normales como largos —longbows—, que serían la estrella de los ejércitos ingleses posteriores) y ballesteros en primera fila, seguidos de la infantería. Por último, situó la caballería (la conroi) que él mismo comandaba en la retaguardia. Los infantes y jinetes bretones se dispusieron en el flanco izquierdo, mientras que los franco-flamencos se dispusieron en el flanco derecho, todos ellos protegidos a su vez por las líneas de arqueros.

 

Primera fase

A las nueve y media de la mañana los arqueros normandos comenzaron la batalla lanzando una nube de flechas contra las filas sajonas, mientras trataban de ganar terreno y debilitar las primeras filas del enemigo para destruir así su ventaja inicial. No consiguieron el objetivo esperado, pues los huscarles pudieron repeler esta agresión sin apenas sufrir pérdidas formando su tradicional muralla de escudos e iniciando luego un contraataque. Avanzaron ligeramente sobre el campo de batalla, sin abandonar del todo sus posiciones, y vertieron sobre los arqueros normandos una lluvia de jabalinas, a las que siguieron flechas y franciscas (hachas arrojadizas). Los arqueros se protegieron entonces tras las filas de la infantería normanda, que avanzó y entró en combate cuerpo a cuerpo con los huscarles. El arrojo y la veteranía de los hombres de Harold causó entonces numerosas bajas entre los invasores que obligaron a éstos a retroceder una hora después del inicio del combate.

 

Segunda fase

El fracaso de la infantería puso nervioso a Guillermo, que decidió recurrir al plato fuerte de su ejército, la caballería pesada mandada por él mismo y su medio hermano Odo de Bayeux. Los huscarles de Harold se protegieron de nuevo tras sus grandes escudos ovoides, mientras atizaban con sus hachas de guerra a los caballeros normandos y sus aliados. Esta peculiar forma de guerrear terminó con otro nuevo fracaso para los normandos, poco acostumbrados a ella, aunque los sajones sufrieron esta vez bastantes bajas. Los bretones, que habían avanzado con mayor rapidez que los normandos y los flamencos y entrado en contacto antes con la muralla de escudos, se vieron especialmente afectados por la defensa sajona.

Ante esta situación, los bretones comenzaron a huir del campo de batalla en dirección suroeste, dejando desprotegido el ala izquierda de la línea de avance normanda. Fue entonces cuando una división de huscarles sajones y numerosos milicianos cometieron el error de perseguirles, rompiendo las hasta entonces férreas líneas sajonas. Mientras tanto, la caballería normanda se encontraba en serios apuros y el propio Guillermo fue derribado de su caballo. El pánico se apoderó de las filas normandas durante unos minutos, pero sus hombres consiguieron recogerle de nuevo y evacuarlo de la primera línea de batalla, seguido del resto de la caballería. La infantería (bastante debilitada) volvía ahora a llevar la iniciativa, unida estrechamente a las filas de arqueros.

Llegado este momento, se produjo el punto de inflexión de la batalla. Si Harold hubiese mantenido sus tropas bajo control y ordenado atacar en ese momento a los normandos, es seguro que hubiese ganado el combate de forma aplastante.

 

Tercera fase

Guillermo montó de nuevo en su caballo por sí mismo y se quitó el casco para demostrar a sus hombres que se encontraba perfectamente. En ese momento ordenó a la caballería atacar de nuevo, esta vez al grupo de Fyrdmen que se había adelantado imprudentemente en el frente, y lo destruyó. Acto seguido, Guillermo decidió sacar provecho del punto débil de los sajones (su mala organización) y, a lo largo de la mañana, mandó realizar una carga tras otra que sólo combatía con el enemigo durante unos instantes, para luego fingir una retirada. Los sajones rompían entonces filas para perseguir a los normandos, a lo que éstos respondían atacándolos de nuevo por sorpresa y diezmándolos. En los intervalos entre una carga y otra de la caballería, la infantería se encargaba de plantarle cara a los huscarles e inmovilizarlos en sus posiciones.

 

Cuarta fase

A media tarde los normandos decidieron cambiar la rutina de combate y un cuerpo de caballería logró deslizarse entre el arroyo de Asten y las filas sajonas. Sorprendió entonces a otro grupo de Fyrdmen por detrás y lo aniquiló fácilmente, retornando luego a sus posiciones anteriores tras la infantería y los arqueros.

Mientras esto sucedía, la infantería avanzó nuevamente para atacar una vez más a los huscarles y milicianos supervivientes. Tras una carga que provocó bastantes bajas en ambos lados, los arqueros normandos lanzaron una nueva lluvia de flechas sobre los sajones, que se vieron obligados a pelear con los escudos levantados. La infantería normanda volvió a atacar protegida con la lluvia de flechas. Este ataque combinado causó bajas catastróficas entre los sajones: los que no caían por los espadazos del enemigo, lo hacían bajo el impacto de sus flechas.

En una última carga, la caballería normanda avanzó rápidamente de nuevo y cercó a los huscarles sajones, que fueron masacrados. Entre ellos cayó el rey Harold II, herido mortalmente entre los ojos por una flecha enemiga. Los pocos soldados sajones que quedaban en pie abandonaron apresuradamente el campo de batalla y se dispersaron, ocultándose en el bosque cercano. Durante el resto del día y en los sucesivos hubo escaramuzas entre los sajones supervivientes y las tropas normandas que fueron enviadas a asegurar los bosques de los alrededores, pero la batalla ya había terminado con una indiscutible victoria normanda.

 

 Consecuencias

Guillermo aplastó cualquier resistencia hasta llegar a Londres, donde se coronó rey de Inglaterra el día de Navidad de 1066 en la Abadía de Westminster. La mayoría de los reyes ingleses y luego británicos han continuado esta tradición.

<

Inglaterra, especialmente en el norte y centro, fue devastada durante los nueve años siguientes por las guerras entre los normandos de Guillermo y los sajones, apoyados otra vez por los daneses. Finalmente, el ahora rey Guillermo I el Conquistador se hizo con el control absoluto del reino e introdujo numerosas reformas en Inglaterra, a imagen y semejanza de las que imperaban entonces en Francia y países limítrofes. Las tierras de los nobles sajones que se negaron a someterse fueron repartidas entre los caballeros normandos del rey, que pasaron a administrarlas en calidad de señores feudales. Se construyeron también numerosos castillos en Inglaterra, tanto como baluartes frente a escoceses (derrotados y sometidos a vasallaje por Guillermo en 1072) y galeses, como medidas para someter de forma más eficaz al pueblo inglés. El ejército se reformó a imagen y semejanza del normando y el Cristianismo fue elevado a religión oficial del Reino de Inglaterra, donde hasta entonces había convivido junto a toda clase de cultos paganos de origen celta, germano o vikingo. La Iglesia Romana también consiguió importantes lotes de tierra y un gran número de siervos que trabajasen en sus nuevos monasterios. Finalmente, los nobles normandos pasaron a ser una clase social totalmente apartada del resto de la población, los únicos que podían llegar a obtener cargos de responsabilidad y los dueños de numerosos privilegios, entre ellos la propiedad de los bosques y el permiso exclusivo de recoger leña o cazar en ellos (algo que, hasta entonces, había sido una actividad libre en la isla). Los nobles pasaron a ser los dueños absolutos de la vida de sus siervos, a los que podían castigar como quisieran si no respetaban las leyes que se les imponían. Suele decirse que Guillermo I, y la Batalla de Hastings que le llevó al trono inglés, sirvieron para sacar a Gran Bretaña de su estado atrasado y periférico y convertirla en una de las potencias occidentales del Medioevo.

La naturaleza electiva de la Monarquía fue abolida y sustituida por otra hereditaria, por lo que a la muerte de Guillermo éste fue sucedido por sus hijos Guillermo II y posteriormente Enrique I. Los descendientes de Guillermo trasladaron cada vez más la base de su poder a Normandía, a la que consideraban una parte más de su reino; esto condujo a la larga al prolongado enfrentamiento con Francia conocido como Guerra de los cien años, pues los franceses seguían considerando el ducado de Normandía como una parte de su país donde el rey de Inglaterra no era más que un señor feudal al servicio del monarca francés como cualquier otro.


GIVN William I the Conqueror
Other sources for second name: Guillaume
Other sources for title name: Duke de Normandie and King of England 1066 to 1087
Other sources for death day: 9
King of England, Duke de Normandy

 Fuentes

 Ver árbol

Richard II Le Bon De Normandy, Duke de Normandy IV 971-1027   Judith de Rennes De Bretagne, Duchess de Normandy 978-1017    
| |



|
Robert I Le Diable De Normandy, Duke de Normandy - VI ca 1010-1035   Herleva Arlette Fitz Courtanneur, Concubine
| |



|
William II The Conqueror De Normandy, Duke de Normandy - VII (1027-1087) - King of England (1066-1087) 1027-1087



  1. Descubra los árboles en línea

    Descubra los árboles genealógicos en línea y la organización de los menús, con una corta visita guiada.

    Si no quiere hacer esa visita ahora, podrá hacerlo más tarde pulsando abajo de la página en "Visita guiada".

  2. Home page Geneanet (1/7)

    Pulse el logo para volver a la home page de Geneanet.

  3. Perfil, mensajes y alertas e.mail (2/7)

    Una vez conectado a Geneanet, podrá consultar su mensajería, ver y configurar sus alertas genealógicas y gestionar sus informaciones personalles.

    Desde ahora, puede desconectarse desde "Mi cuenta".

  4. Conexión y creación de cuenta (2/7)

    No se ha identificado en Geneanet. Pulse en uno de los enlaces para conectarse o crear su cuenta Geneanet.

  5. Página de bienvenida del árbol (3/7)

    Al pulsar aquí, vuelve a la página de bienvenida del árbol que visita.

  6. Herramientas de búsqueda (4/7)

    El motor de búsqueda de una persona del árbol se encuentra aquí, con la lista alfabética de los apellidos.

    Pasando el ratón sobre esta zona, se editan las opciones suplementarias de búsqueda y listas.

  7. Menú genealógico (5/7)

    Este menú tiene todos las herramientas que antes estaban en el menú lateral izquierdo.

    Si está conectado a su árbol, le ofrece un acceso rápido a las funciones de actualización y parametrage de su árbol.

  8. Derechos de acceso (6/7)

    Según los derechos de acceso de que usted dispone, puede cambiar su modo de consulta:
    - Visitante: puede consultar libremente el árbol, salvo los individuos ocultos como privados (contemporáneos) y sus fotos
    - Invitado: puede consultar el arbol entero, incluso los individuos privados y las fotos
    - Administrador: puede consultar y modificar el árbol entero.

  9. Modo contrastado (7/7)

    Para una lectura más cómoda, pulse en este enlace para activar el modo contrastado en todos los árboles en línea.

  10. ¡Se acabó!

    Si quiere volver a empezar la visita guiada, pulse en el enlace "Visita guiada" abajo de la página.