Vidal Marcelino de Arrieta y Barcina
Vidal Marcelino de Arrieta y Barcina
Sosa :28
  • Nacido el 26 de abril de 1824 (lunes) - Vitoria-Gasteiz, 7352, Álava, País Vasco, España
  • Fallecido el 14 de febrero de 1886 (domingo) - Vitoria-Gasteiz, 7352, Álava, País Vasco, España,a la edad de 61 años
  • Ingeniero. Fue nombrado Alcalde de Vitoria en 1866, Comisario de Agricultura, Industria y Comercio de la provincia de Alava en 1877, Presidente de la Sociedad para la traída de aguas del Gorbea. "Benemerito de la Patria" en 1876
45 documentos disponibles 45 documentos disponibles

 Padres

 
  • Primer Teniente de Alcalde de Vitoria en 1813. Tesorero honorario del Ejército. Comisionado principal de Arbitrios de Amortización. Comisionado principal del crédito público de Álava y de Guipuzcoa. Agente de número de Indias con Real título
  •  Casamiento(s) y/e  hijo(s)

     Hermanos

     Notas

    Nota individual

    Uno de los pioneros del establecimiento de los primeros ferrocarriles en España. Nació en Vitoria en 1823. Estudió y se educó en París. Dirigió la instalación de las primeras líneas férreas españolas. Desempeñó altos cargos en el ayuntamiento de Vitoria, donde se había establecido. Murió el 14 de febrero de 1886, en su ciudad natal.

    Ref. Euskal Erria, 1886, pp. 188-190.

    Aparece en la revista GACETA DE LOS CAMINOS DE HIERRO la siguiente noticia:

    PROYECTO DE UN FERRO CARRILDE CRISPIJANA Á IZARRA.No dudamos que leerán con interésnuestros inteligentes suscriptores la Memoriaque insertamos á continuación yque ha publicado el coronel D. Juan deVelasco, explicando el proyecto de unramal de 18 kilómetros, que acortaríaen 47 kilómetros la linea do Bilbao áVitoria.Este proyecto ha sido favorablementeacogido en las provincias Vascongadas,y se ha nombrado una Junta lacual en su primera sesión acordó pedirautorización al gobierno para hacer losestudios del ferro-carril proyectado, ynombrar una comisión de su seno compuestadel autor del proyecto D. Juande Velasco, y los Sres. D. Maleo Benigno de Moraza y D. Vidal de Arrieta,quienes deberán pasar á Vitoria, Tolosay San Sebastian, y también á Pamplona,con el objeto de tratar con las respectivasdiputaciones de las provincias, autoridadesy personas influyentes, sobrolas ventajas que ha de proporcionar alas cuatro provincias limítrofes el proyectado trozo de ferro-carril desde Crispijanaá Izarra, y medios de realizarloen el mas breve tiempo posible.

    Aparece la siguiente noticia en el diario "LA DISCUSION" el 19 de septiembre de 1837:Las obras de esplanacion del trozo de ferro-carril delNorte desde esta ciudad á Nanclares, cuya subasta se verificóen Madrid á fines de agosto, han quedado á cargo deD. Vidal de Arrieta, quien, según se dice, está asociado en laempresa con los señores hermanos D. Bruno y D. DomingoAragón y el ingeniero civil D. Francisco Echanove, todoshijos fin esta capital. La subasta se ha efectuado con un 5por 100 de baja de los tres millones en que estaban tasadasdichas obras. Las mediciones y tasaciones de los terrenosque deberán ser expropiados, están á punto de concluirse;acaso esta misma semana se dará termino á ellas. Con quepronto esperamos ver principiadas las obras de construccionde la via ferrada que ha de poner: en contacto á Españacon toda Europa.»

    Noticia aparecida en el diario "LA IBERIA" el 20 de octubre de 1877:

    Ayer despachó con S. M. el señor ministro de Fomento, habiéndose admitido la dimisióndel comisario de Agricultura de la provincia de Álava don Vidal de Arrieta, y nombrándoseen su reemplazo al señor don Arturo de la Cuesta.

    Junta de Gobierno del Banco de Vitoria en el año 1874:Resultando elegidos por unanimidad los Señores primero, D. Miguel Rodríguez Ferrer; segundo, D. José Kreibich; tercero, D. Domingo Buesa; cuarto, D. José Zuloaga; quinto, D. Vidal de Arrieta; sesto. donLadislao de Velásco; séptimo, D. Juan Ibarrondo; octavo, D.Saturnino Apraiz y noveno, D. Juan León Ruiz dé Gamiz. — Y suplentes; primero, D. Juan Galindez Pallares; segundó, D. Domingo de Aragóny tercero, D. Melquíades Mendoza.

    Noticia aparecida en el diario "EL LIBERAL" el 25 de septiembre de 1884:

    El 24 de Setiembre de 1884 será una fecha que ha de formar época en esta ciudad mientras exista un sólo habitante, pues que en él se ha realizado un acontecimiento decisivo en el orden social y particular de sus moradores, que influye directa y poderosaménite en la higiene, ornato y vida propia de la antiguaGazteiz, hoy capital alavesa.En efecto, la necesidad de abundantes aguas, por la que tanto se afanan todas las poblaciones que carecen de ella, ha sido satisfecha por la Sociedad para la traída de aguas del Gorbea, que en el breve período de dos años, desde Septiembre del 82, venciendo no pocas dificultades, ha logrado recoger en el monte Gorbea abundante manantial del deseado líquido y traerlo por medio de una tubería de 20 kilómetros a la parte alta de la ciudad, abriendo en aquél espacioso depósito capaz de 6.000.000 de litros.El primitivo proyecto y pensamiento de esta magnífica obra se debe a un buen alavés que en vida sellamó Juan González de Lopidana, quien, de su bolsillo particular, hizo levantar los planos y escribióuna pequeña Memoria del proyecto hace catorce años, no siendo éste el único servicio que en vidaprestó a Vitoria, pues que, gracias a su actividad, inteligencia y emprendedor carácter, dos barriosimportantes de esta ciudad le deben lo que hoy son: el del Portal del Rey y el de San Antonio.El proyecto de Lopidana lo cumplia el malogrado ingeniero Bellsolá, y sobre estos estudios se han realizado las obras cuyos trabajos de conducción se han inaugurado ayer solemne y oficialmente.Para esta ceremonia se ha trasformado la espaciosa plaza Vieja en una magnífica gruta imitandola cueva por la que el agua sale en Gorbea; salta de aquélla una cascada que por entre jardines viertesus aguas en un gran pilón circular con surtidores convergentes, teniendo en el centro otro vertical.Todo este conjunto está rodeado de jardines, banderolas y tribunas.El efecto de las aguas en el momento de darles llave al comenzar la ceremonia era fantástico en gradosumo. Un surtidor—casi un río—elevándose verticalmente 50 metros y perdiéndose en finísima ycopiosa lluvia por todo el espacio de la ancha plaza, los surtidores convergentes como tratando deamenguar sus bríos saliéndole al paso, y la gran cascada arrojando un verdadero mar de agua cristalina,ofrecían un espectáculo que no se contempla más que en La Granja o en Versalles.Todos estos preparativos verificada» en el increible plazo de seis días por el inteligente director facultativo de la empresa, arquitecto vitoriano D. Jacinto de Arregui y por el arquitecto municipal, señorHueto, sorprenden a cuantos los ven, no solo por el gusto artístico que revelan, si que también porel trabajo que representan.

    Antes de terminar este asunto, haré notar dos circunstancias extraordinarias. El depósito está emplazado sobre el primitivo recinto de Vitoria, la empinada, antigua y pobre aldea de Gazteiz, cuna de laactual ciudad, y el soberbio surtidor de la plaza Vieja.Se eleva a pocos metros del sitio en que la constancia de una empresa desgraciada, pero celosa, |perforo un pozo artesiano de 1.022 metros de profundidad.

    El capital para esta empresa es todo de esta ciudad y el presidente de la sociedad el distinguidoingeniero y capitalista D. Vidal de Arrieta, y todos los socios se han hecho acreedores a la gratitud eternade todos los vitorianos.

    Noticia aparecida en el diario "LA IBERIA" el 29 de septiembre de 1882:

    Traída de las aguas del Gorbea .Se encuentra este manantial de tan indispensable líquido para la vida en las vertientes meridionalesde los montes llamados de Gorbea, situados al NNO . de esta ciudad de Vitoria, y de la cualdista unos diez y nueve kilómetros el nacimiento del manantial que a la falda de aquellos brota enconsiderable abundancia.Varios han sido los reconocimientos periciales y aforos que comisiones ad hoc de este Ayuntamiento han practicado en diferentes épocas del año actual, con objeto de cerciorarse de la bondad,clase y caudal de las aguas con que se proyecta dotar á,esta capital, y todos ellos fían dado el resultadomás satisfactorio que podía desearse; pues aun en el último, verificado a fines del mes deAgosto, en la época del mayor estiaje, y dada la extraordinaria escasez de aguas que por todas partesse ha sentido, el manantial de la Cueva, que es como se denomina al en que sale el agua, era cristalino,fresco y abundante, marcando trece grados hidrométricos, y brotando treinta y un litros porsegando; cantidad que aun ea la citada estación es más que sobrada para el abastecimiento, consumoy dianas" necesidades de esta población, calculando en 25.000 almas su vecindario, por más que en laactualidad no alcance la expresada cifra.Bastará decir que a cierta distancia de donde las aguas nacen se mueven con ellas varias piedras deunos molinos que en aquella falda del monte Gorbea hay situados, para comprender la abundanciade estas fuentes.Teniendo en cuenta, además de esto, la considerable altura que respecto de esta población lasaguas se encuentran, las no muchas ni grandes dificultades que en el recorrido de los terrenos y parajespor donde deban conducirse—cuya extensión se calcula en unos 23 kilómetros—habrá que vencer,la escasa expropiación de fincas y dominios particulares que será necesario hacer, y otras múltiplesy ventajosas circunstancias, decidieron cada vez más a las mencionadas comisiones, al Ayuntamiento,a los hacendados y a todos cuantos en asunto de tan vital importancia pudiesen tener interés,a buscar el medio más acertado para llegar a conseguir la realización del proyecto tan laudable ylevantado de dotar a Vitoria de copioso caudal de excelente clase de aguas potables.Ya en 24 de Abril ultimó se había convocado una reunión de propietarios de Vitoria con objeto, de formar una sociedad que velase y defendiera constantemente los derechos de la propiedad, y defomentar y dar vida a cuantos proyectos redundasen en beneficio y desarrollo de la propiedad rústicay urbana de la ciudad y la provincia, en la que se nombró una comisión que preparase las bases dedicha asociación é invitase á los propietarios del país a formar parte de aquella, la cual consideróque el reglamento de la Asociación de propietarios de fincas rústicas y urbanas de Madrid y su zonade ensanche, con las variaciones que le acomodasen á esta localidad, pudiera muy bien servir para laque aquí se constituyera; y en su virtud repartió a mediados de Julio una circular invitando a formarparte de la nueva Asociación a todos los propietarios del país, a fin de que, reunidos el mayor número posible, se procediese en su día a la aprobación definitiva del reglamento y constitución de la sociedad.

    Firmaban dicha circular siete de los señores iniciadores del pensamiento de la traída de aguas, eindudablemente de ellos, y dado el buen camino de asociación emprendido, ha partido en primer términola idea de fijarse desde luego en el indicado proyecto,, que tan buena marcha de realizaciónlleva, como el más importante y de más reconocida utilidad que podía plantearse en Vitoria, especialmente para la propiedad urbana, y aun cuando se prescindiera de otras no menos, importantes ventajas y conveniencias para la población y el vecindario en general.Surgido en tan favorables circunstancias el pensamiento, desde luego se hizo público, y los principalesiniciadores no tardaron en invitar y excitar a todos para que contribuyesen con sus capitales enmayor o menor escala, y en la medida que sus fuerzas y deseos lo consintieran, para que la realizaciónde aquél llegase a ser un hecho práctico, abriendo al efecto y en tan feliz hora una suscripción, que consólo las 13 primeras personas que la encabezaron, alcanzó la suma de 260.000 pesetas, habiendoseguido después con tan notable y rápido incremento, que en un mes próximamente ha llegado asubir, como en la anterior decía, a 900.000 y pico de pesetas.Cuando esto vieron los señores iniciadores de la suscripcion, creyeron de su deber no retardar pormás tiempo la constitución de la Sociedad, y al efecto convocaron a la junta de que en la anteriorme ocupé.No hay para qué detenerse a enumerar las infinitas ventajas que al pueblo de Vitoria reportará elbello ideal que la Sociedad hoy constituida se propone, pues a nadie pueden ocultarse y de todos sondemasiadamente conocidas.Si la gigantesca obra hoy comenzada se realiza un día, como ya parece fuera de duda, el pueblo deVitoria habrá conquistado la más preciada joya de su actual vitalidad, de su creciente embellecimiento,y la prenda más segura de su necesaria salubridad y limpieza que el incremento de la poblaciónhace necesaria.Es, señor director, cuanto hoy tiene tiempo para comunicarle su afectísimo y S. S. Q. B. M.A. M.

    Noticia aparecida en el diario monárquico "LA ESPERANZA" el lunes 10 de junio de 1867:Los periódicos de Bilbao llegados ayer nos dan a conocer dos incendios terribles ocurridos el uno eldía 4 en Vitoria, y el otro el 7 en Bilbao. En Vitoria quedan reducidas a cenizas seis hermosas casaspropias del Sr. D. Vidal de Arrieta, resultando heridas muchas personas.

     Fuentes

    • Persona: Euskal Erria, 1886, pp. 188-190.

      Fotos & documentos

    {{ media.title }}

    {{ mediasCtrl.getTitle(media, true) }}
    {{ media.date_translated }}