Poncio Pilato Pilato
(Poncio Pilato Pilatvs)
(Pilato Pilato) (Pilatos Pilato) (Poncio Pilatos Pilato) (Pontius Pilatus Pilato) (Pontivs Pilatvs Pilato) (Lucio Poncio Pilato Pilato) (Marco Lucio Poncio Pilato Pilato)
 Amigo del emperador , Πόντιο οιλᾶτο , Pontiakós Pilátos / Ποντιακός Πιλάτος , ΠόντιοΠ οιλᾶτο , פונטיוס פילאטוס , Pontius Pilate / Pilate
Prefecto de Judea (26-36 ou 24 janvier 37)

  • Né peut-être en décembre -12 - Lyon, Liyon, Metrópoli de Lyon, Auvernia-Ródano-Alpes, Francia
  • Décédé vers 39 - Vienne, 38544, Isère, Rhône-Alpes, Francia , à l’âge de peut-être 51 ans
8 médias disponibles 8 médias disponibles

 Parents

  • Pontius Pontius, né peut-être en -67, décédé vers -3 à l’âge de peut-être 64 ans
    Marié avec
  • ? ?

 Union(s) et enfant(s)

 Frères et sœurs

 Notes

Notes individuelles

Marcus Pontius Pilatus (Astorga, 12 a.C─Roma, 37...39 d.C), hijo del general romano Marcus Pontius Pilatus, nació en el mes de diciembre del año 741 Ab Urbe Condita, no en Tarraco (Tarragona), pero sí en Asturica Augusta (Astorga) donde su padre se encontraba destacado con el cargo de Praefectus Castrorum, debido a las guerras Asturocantabras. De hecho Su padre pasó cerca de 19 años en Hispania ayudando a Augustus en su proposito de romanización de los territorios Asturocantabros. Fue, también en Hispania, que nacieron las dos hermanas mayores del unico hijo varón del general Pontius, una de ellas, la primera, en Tarraco. Los Pontius descendian de una vasta estirpe de guerreros y politicos samnitas que se integraron en la sociedad romana tras la conquista del territorio samnita por los romanos. Marcus Pontius Pilatus (padre) llegó al cargo de general imperial (al rededor del año 750 Ab Urbe Condita y era amigo de infancia de Marcus Vipsanius Agrippa. Murió a consecuencia de una herida en combate, en Germania, con la edad de 64 años. Marcus Pontius Pilatus (hijo) fue militar ecuestre (al igual que su padre) llegando al cargo de prefecto; Pero tambien fue prector (juez menor) ejerciendo de magistrado, en Roma, cuando no estaba en campaña militar. Incluso, el propio Tiberius, llegó a delegarle algunos casos. Pilatus se casó dos veces: la primera a los 17 años con una joven griega que conoció en Apolonia y que le ha dado dos hijos. Enviudó cinco años más tarde: su joven mujer y su hijo de 3 años fueron victimas de los guerreros germanos durante la emboscada en el bosque de Teutoburgo el 9 de septiembre del año 762 A.U.C (9 A.C), entonces Pilatus era un joven centurión que servia en la legio XIX, destacado en Germania. Su segunda esposa fue Claudia Procula sobrina nieta del imperador Tiberius y bisnieta de Cesar Augustus, que desposó por pura ambición politica: De hecho su regalo de bodas fue su nombramiento como prefecto militar de Judea. En el año 790 Ad Urbe Condita, Pilatus regresa a Roma para ser juzgado por "tirrania y abuso de poder". Sin embargo esas acusaciones no son comprovadas y, a pesar de ser Caligula a presidir su juicio, este no le condena acabando por atribuirle una otra misión en Galia (Vienne). Dos años más tarde Pilatus se suicida con veneno, en el campamento militar donde su tumba fue encontrada en unas escavaciones arqueologicas al rededor de los años 70 de nuestra era.

 1 - Poco se sabe de Pilatos

Poco se sabe de Pilatos y hay una bruma de leyendas y realidad mezcladas en su persona.Muchos son los lugares que reclaman su nacimiento,en Alemania, Escocia, e incluso en Tarragona! (Tarraco).Otras fuentes hablan de su posible origen italiano-Samnita en los Abruzzos (Casualmente,igual que Longinos).Entre otras conjeturas,se dice que podria haber pertenecido a la familia de la Gens Poncia y que fue protegido de Lucio Elio Sejano,comandante de la guardia pretoriana y valido de Tiberio.Este habria sido su mentor y el que le consiguio la prefectura de Judea.Historicamente,se sabe que al retirarse Tiberio a Capri,Sejano quedo como Emperador de facto,hasta que fue ejecutado en 31 DC por conspirar para acabar con Tiberio.Segun la leyenda,la posterior represion de los partidarios de Sejano,acabaria con Pilatos destituido y de vuelta a Roma.Aunque otra version habla de su destitucion por Vitelio(gobernador De Syria) a causa de su represion brutal en Judea.Hasta su final queda entre leyendas...Unos dicen que fue desterrado al sur de Galia,Ameria,otros dicen que se retiro a su Villa italiana en los Abruzzos (Bisenti,Peltuinum?) o la isla de Ponza,y otros que fue ejecutado o que se suicido con su espada.hay incluso una version "amable" de su final,ya que tanto la iglesia copta como la abisinia,considera que tanto Pilatos como su esposa Claudia Procula posteriormente se convirtieron y fueron martirizados ,siendo por ello considerados santos y venerados hoy dia por ambas iglesias ortodoxas...

Dos versiones de como pudo ser Poncio Pilatos: La bíblica, mas indulgente.Y la histórica, que lo retrata como un prefecto brutal.

 1.1 - Cargo, deberes y atribuciones

El emperador romano Tiberio nombró a Pilato prefecto (gobernador) de la provincia de Judea en el año 26 de nuestra era. Tales prefectos pertenecían a la llamada orden ecuestre, la baja nobleza, en contraposición con los aristócratas del orden senatorial. Es probable que Pilato se alistara en el ejército como tribuno militar, fuera ascendiendo durante varios períodos de servicio consecutivos y fuera nombrado gobernador antes de cumplir los 30 años.

Su uniforme sería una túnica de cuero y una coraza metálica, y su atuendo civil, toga blanca con una franja violeta. Debía de llevar el cabello corto e ir bien afeitado. Aunque algunos creen que procedía de España, su nombre indica que pertenecía a la familia de los Poncio, nobles samnitas originarios del sur de Italia.

Por lo general, a los prefectos del rango de Pilato se les enviaba a territorios bárbaros, y así era como los romanos consideraban la provincia de Judea. Además de mantener el orden, Pilato vigilaba el cobro de los impuestos indirectos y la capitación. La administración cotidiana de la justicia era competencia de los tribunales judíos, pero parece que los casos que pudieran merecer la pena de muerte se mandaban al gobernador, quien constituía la suprema autoridad judicial.

Pilato residía con su mujer en la ciudad portuaria de Cesarea junto con un pequeño grupo de escribas, damas de compañía y mensajeros. Comandaba cinco cohortes de infantería de entre 500 y 1.000 soldados cada una, así como un regimiento de caballería compuesto tal vez de 500 hombres. Sus soldados acostumbraban ejecutar a los infractores de la ley. En época de paz, un juicio sumario precedía a las ejecuciones, pero en una sublevación se mataba a los rebeldes en el acto y de manera indiscriminada. Por ejemplo, los romanos ejecutaron a 6.000 esclavos para reprimir la revuelta encabezada por Espartaco. Si en Judea surgían conflictos, normalmente el gobernador podía pedir refuerzos al legado imperial de Siria, que tenía a su cargo legiones. No obstante, el legado estuvo ausente durante gran parte del gobierno de Pilato, por lo que este tuvo que poner fin a los disturbios con prontitud.

Los gobernadores se comunicaban regularmente con el emperador, a quien debían informar de los asuntos que afectaran a su dignidad o representaran una amenaza para la autoridad romana. Basándose en tales informes, el emperador dictaba órdenes. Como es natural, los gobernadores se afanaban por dar al emperador su propia versión de los hechos ocurridos en su provincia antes de que otros pudieran quejarse. En vista de los problemas que se estaban incubando en Judea, Pilato tenía serios motivos para preocuparse.

Aparte de los Evangelios, los historiadores Flavio Josefo y Filón constituyen la principal fuente de información sobre Pilato. El historiador romano Tácito declara además que Pilato ejecutó a Cristo y que de este derivaron su nombre los cristianos.

 2 - REFERENCIAS BIBLICAS E HISTORICAS

De todas formas y centrandose en su papel de Prefecto de Judea,como he dicho hay dos versiones : La Biblica,que lo retrata como un hombre duro,pero recto,lleno de dudas e incluso favorable al perdon de Jesus.Asi lo relata la Biblia :

" Viendo Pilato que nada adelantaba, sino que se hacía más alboroto, tomó agua y se lavó las manos delante del pueblo, diciendo: Inocente soy yo de la sangre de este justo; allá vosotros". Mateo 27:24

Y luego esta la version historica,que lo retrata mucho mas duramente como un brutal gobernador.Asi lo relatan Flavio Josefo y Filon de Alejandria :

2.1 - Filon de Alejandria.Sobre la embajada ante Cayo (De legatione ad Gaium)

" Uno de sus lugartenientes [de Tiberio César] fue Pilato, a quien se designó para gobernador de Judea. Este, no tanto por honrar a Tiberio cuanto por apesadumbrar a la multitud, dedicó en los palacios de Herodes, dentro de la ciudad santa, unos escudos chapados en oro, que no llevaban dibujo alguno ni ninguna otra cosa de las prohibidas por nuestras leyes, excepto cierta lamentable inscripción que expresaba dos cosas: el nombre del autor de la dedicatoria y el de aquel a quien estaba dedicada. Pero, cuando la multitud tuvo noticias del asunto, el que ya había cobrado estado público, llevando a su frente a los cuatro hijos del rey, que no eran ni en dignidad ni en fortuna inferiores a reyes; a sus restantes descendientes y a las personas de autoridad entre ellos, rogaron a Pilato que rectificase la violación de las tradiciones que suponían esos escudos; y que no innovase en las ancestrales costumbres, conservadas sin alteración por reyes y emperadores durante todas las precedentes edades. Habiéndose opuesto él firmemente, pues era inflexible por naturaleza y de una terca arrogancia, gritáronle ellos: "No provoques una sedición, no des lugar a una guerra, no destruyas la paz. No redunda en honra del emperador el deshonrar antiguas leyes. No tomes a Tiberio como pretexto para ultrajar a nuestra nación, que él no desea anular ninguna de nuestras costumbres. Si sostienes lo contrario, muestra una orden suya, una carta o algo análogo, para que cesemos de importunarte y elijamos delegados que eleven nuestra petición a nuestro soberano". Esto último lo exasperó de un modo especial, pues temía que, si la embajada se concretaba, expondrían también el resto de su conducta en el gobierno, describiendo su venalidad, sus insolencias, sus pillajes, sus ultrajes, sus atropellos, sus constantes ejecuciones sin juicio previo, su incesante y penosísima crueldad. Siendo, pues, hombre rencoroso y colérico, se encontraba en difícil situación, pues ni se atrevía a anular lo que había sido dedicado, ni quería hacer cosa alguna que redundase en placer de sus gobernados; pero, al mismo tiempo, no ignoraba cuan rígido era Tiberio en estas cuestiones. Viendo esto, los dignatarios de los judíos, comprendiendo que estaba arrepentido por el hecho pero que no quería dar muestras de ello, escribieron a Tiberio una carta con muy vehementes súplicas. Cuando éste la hubo leído, ¡vaya cosas que dijo sobre Pilato, vaya amenazas que profirió contra él! Hasta qué grado se puso furioso, aunque no era hombre de irritarse fácilmente, no hay por qué referirlo, pues los hechos hablan por sí solos. En efecto, enseguida, sin aplazarlo para el día siguiente, le escribió una carta en la que lo censuraba duramente innumerables veces por la osadía de violar lo establecido, y mandábale descolgar los escudos inmediatamente y transportarlos desde la ciudad capital a Cesarea, la situada sobre el mar, llamada Augusta en memoria de su abuelo, para que fueran colocados en el templo de Augusto; cosa que se hizo. De ese modo se salvaguardaron ambas cosas: el honor debido al emperador y la norma seguida desde antiguo con respecto a nuestra ciudad."

2.2 - Los estandartes (Flavio Josefo . Guerra de los judios)

"Cuando Pilato fue enviado por Tiberio como procurador de Judea, llevó de noche a escondidas a Jerusalén las efigies de César, que se conocen por el nombre de estandartes. Este hecho produjo al día siguiente un gran tumulto entre los judíos. Cuando lo vieron los que se encontraban allí, se quedaron atónitos porque habían sido profanadas sus leyes, que prohíben la presencia de estatuas en la ciudad. Además, un gran número de gente del campo acudió también allí ante la indignación que esta situación había provocado entre los habitantes de la ciudad. Se dirigieron a Cesarea y pidieron a Pilato que sacara de Jerusalén los estandartes y que observara las leyes tradicionales judías. Pero como Pilato se negó a ello, los judíos se tendieron en el suelo, boca abajo, alrededor de su casa y se quedaron allí sin moverse durante cinco días y sus correspondientes noches. Al día siguiente Pilato tomó asiento en la tribuna del gran estadio y convocó al pueblo como si realmente desease darles una respuesta. Entonces hizo a los soldados la señal acordada para que rodearan con sus armas a los judíos. Éstos se quedaron estupefactos al ver inesperadamente la tropa romana formada en tres filas a su alrededor. Mientras, Pilato les dijo que les degollaría, si no aceptaban las imágenes de César y dio a los soldados la señal de desenvainar sus espadas. Pero los judíos, como si se hubiesen puesto de acuerdo, se echaron al suelo todos a la vez con el cuello inclinado y dijeron a gritos que estaban dispuestos a morir antes que no cumplir sus leyes. Pilato, que se quedó totalmente maravillado de aquella religiosidad tan desmedida (to. th/j deisidaimoni,aj a;kraton), mandó retirar enseguida los estandartes de Jerusalén."

2.3 - El tesoro del Templo (Flavio Josefo . Guerra de los judios)

"Después de estos hechos, Pilato provocó otra revuelta al gastar el Tesoro Sagrado, que se llama Corbán, en la construcción de un acueducto para traer el agua desde una distancia de cuatrocientos estadios. El pueblo se indignó ante este proceder y, como Pilato se hallaba entonces en Jerusalén, rodeó su tribuna dando gritos en su contra. Sin embargo Pilato, que había previsto ya este motín, distribuyó entre la multitud soldados armados, vestidos de civil, y les dio orden de no hacer uso de las espadas, sino de golpear con palos a los sublevados. Desde su tribuna él dio la señal convenida. Muchos judíos murieron a golpes y otros muchos pisoteados en su huida por sus propios compatriotas. La muchedumbre, atónita ante esta desgraciada matanza, quedó en silencio."

2.4 - Los samaritanos (Flavio Josefo . Antiguedades de los judios)

"El pueblo de los samaritanos tampoco se vio libre de desórdenes. En efecto, fueron engañados por un individuo al que le importaba muy poco mentir y que combinaba todas las cosas para agradar a la gente. Este individuo les exhortó urgentemente a que subieran con él al monte Garizín, que es para ellos la más santa de las montañas; afirmaba enérgicamente que les mostraría a los que llegasen allá los vasos sagrados ocultos en aquel lugar, ya que Moisés los había depositado allí. Juzgando creíbles sus palabras, algunos samaritanos tomaron las armas y se establecieron en una aldea llamada Tiratana, en donde acogían a todos los que acudían a unirse a ellos con el fin de realizar todos juntos la subida a la montaña. Pero incluso antes de que emprendieran la ascensión, Pilato puso fin a su empresa enviando jinetes e infantes que cayeron sobre los que estaban reunidos en la aldea; durante el combate [el destacamento romano] mató a unos, hizo huir a los otros y capturó finalmente a muchos prisioneros. Entre estos últimos, Pilato mandó matar a los jefes y reservó la misma suerte a los más influyentes de los fugitivos. Una vez apaciguados estos desórdenes, el consejo de los samaritanos fue a buscar a Vitelio, personaje de rango consular que era gobernador de Siria y acusó a Pilato de haber matado a los que habían perecido, afirmando que no se trataba de una revuelta contra los romanos, sino que aquella gente se había dirigido a Tiratana para huir de las violencias de Pilato. Vitelio envió entonces a Marcelo, uno de sus amigos, para administrar a los judíos y ordenó a Pilato que marchar a Roma a dar explicaciones al emperador a propósito de las acusaciones de los samaritanos. Después de diez años de estancia en Judea, Pilato se apresuró a volver a Roma para obedecer las órdenes de Vitelio al que no podía contradecir; pero antes de que llegara Roma, murió Tiberio ".

 3 - Sevillano?

Tiene Sevilla un extraño destino que la ha hecho intervenir voluntaria o involuntariamente en muchos de los grandes acontecimientos de la Historia. A veces de manera feliz y otras de forma trágica. Éste es el caso al que nos enfrentamos.
Una sevillana de Los Romeros de la Puebla dice: “Parece Jerusalem, y sin embargo es Sevilla”. Es cierto que durante una semana Sevilla pasea por sus calles estampas correspondientes a escenas que ocurrieron allá en Jerusalem hace más de 2.000 años, y que en cierto modo quien se impregne de esa esencia que durante toda una semana nos regala estampas de la vida y muerte de Jesús, puede dejarse arrastrar por su propia imaginación y revivir aquellos momentos históricos casi como un espectador viajero del tiempo.
Personajes que en cualquier sitio serían denostados por su mayor o menor grado de participación en la muerte, en Sevilla son elevados a la condición de figuras necesarias de la Pasión.
Sin duda el personaje que goza de mayor fervor popular es Pilato. Incluso tiene una casa en Sevilla. El Palacio de Medinaceli, más conocido como la casa de Pilatos, y esto data del siglo XVI. Desde hace casi 500 años toda esa zona rinde homenaje a Pilatos. Su casa, su plaza, su taberna, y otras alusiones constantemente nos recuerdan en el entorno de calle Aguilas y alrededores que Pilatos es un personaje entrañable allí.
Pero sin duda, el culmen de la admiración por Pilatos en particular y por la Roma que dominaba el mundo en tiempos de Jesús, se da en la Macarena. El paso de la sentencia, en el que Pilatos sentencia a muerte a Jesús mientras se lava las manos en una palangana que sostiene un esclavo negro. Contempla la escena su esposa Claudia Prócola. Hay además tres romanos y dos sanedritas, uno de los cuales lee la sentencia mientras la figura de Jesús preside el paso en primera fila justo al lado de quien lee.
Cuando vemos el paso de la Sentencia, parece que dirige un guiño de complicidad a la multitud que, sin saber nada, aplaude y jalea. ¡Qué lejos están, casi todos, de saber que quizá Sevilla tuviera en la Pasión un protagonismo desconocido y, sobre todo, no deseado!
Tambien lo tenemos presente en la presentacion al pueblo de la hermandad de San Benito. El primer paso representa el momento en que Jesús es presentado al pueblo por Pilatos, en presencia de su mujer Claudia Prócula, una criada, un sanedrita, dos soldados romanos y un esclavo etíope.
Pilatos, un simple prefecto romano que fue enviado por Tiberio a Palestina, un lugar incómodo y seguramente no deseado por nadie, no pudo imaginar mientras lavaba sus manos en aquella jofaina que su acto quedaría grabado en la historia para la eternidad, y que su figura sería recordada por los siglos de los siglos. Pilatos tampoco pudo llegar a imaginar que muy lejos de Palestina, dos milenios después, su figura iba ser ensalzada querida y admirada por toda una ciudad.
Exploremos a fondo para ver quien fue Lucio Poncio Pilato, (en latín: Pontius Pilatus), también conocido como Pilatos. Fue miembro del orden ecuestre, y el quinto prefecto de la provincia romana de Judea, entre los años 26 y 36 d.C., por lo que tuvo un papel relevante en los acontecimientos de la provincia en esos años, siendo el más célebre de ellos el suplicio y condena a muerte de Jesús de Nazaret, sucesos relatados por los Evangelios.
Se sabe que Poncio Pilatos era hijo de un general a quien Julio César encargó la pacificación de Asturias (la Astúrica romana). Pero lo que no esta tan claro es donde nació, todo apunta a que Pilatos era español, concretamente sevillano, de la ciudad de Hispalis, una de las cuatro ciudades de la Betica que gozaban del derecho romano de ciudadania.
Hijo de Marco Pontius, un centurión que lucho en la guerra de Agripa contra los Astures. Como distinción, recibió una jabalina, un pilum de honor, del que Pilatos habría heredado el nombre.
Se caso con Claudia Procula, nieta de Augusto (su abuela Julia se había casado en terceras nupcias con Tiberio).Tras esa boda Pilato se convertiria en nieto del emperador y recibiria el titulo de "amigo del emperador" y el cargo de procurador de Judea. Los evangelios apocrifos , en concreto " El evangelio de Nicodemo" coinciden con esta version de la vida de Pilato, llegan a concretar que el padre de nuestro personaje; Marco Pontius, servia bajo las ordenes de Agripa. Era un astur de la tribu de los zoelas ( guerrero del dios Cossus) que lucharia con los romanos consiguiendo el " pilum de honor". Fue enviado a estudiar a Atenas, y despues quedo bajo la proteccion de Sejano para que hiciera carrera en Roma.
Su nombre está indisolublemente asociado a la muerte de Jesús y los cristianos en general – excepto algunos ortodoxos – le tienen muy poca simpatía. No fue más que un funcionario de cuarta categoría dentro del escalafón burocrático del Ministerio de Relaciones Exteriores romano y, si no fuese por los Evangelios, segurísimamente ni nos acordaríamos de él; del mismo modo y por la misma razón por la que ya nadie recuerda a Valerio Grato, su antecesor en el cargo. A lo largo de dos mil años una gran cantidad de autores ha dicho de todo de él menos algo favorable. Se describe a Pilato como “arbitrario y despiadado”.
Su familia perteneció al orden ecuestre. Eran originarios del centro de Italia, de la región de los samnitas y la mayoría de los habitantes de esta región siempre fueron muy buenos guerreros y soldados. No es, pues, aventurado suponer que Poncio Pilato comenzó su carrera siendo un soldado romano; tanto más cuanto que el título de “prefecto” era en realidad un título militar y, en general, Roma exigía al menos cierta preparación castrense en aquellos que enviaba a gobernar alguna provincia.
En la administración romana la carrera de una persona dependía muy fuertemente de sus contactos, sus protectores y sus “padrinos”. Como en muchas burocracias, antes y después de la romana, para avanzar había que tener una saludable mezcla de talento, capacidad, ambición… y buenas recomendaciones. Al respecto, varios han insinuado que el “padrino” de Pilato no habría sino otro que Sejano. Es muy probable. Aunque, la verdad sea dicha, no disponemos de pruebas demasiado sólidas al respecto. En todo caso, hay algo de lo cual sí podemos estar seguros: Pilato jamás hubiera llegado a Judea en el 26 DC de no haber contado por lo menos con el beneplácito del poderoso comandante de la Guardia Pretoriana.
Otra cosa que debemos tener en claro es que Judea no era, en absoluto, un bocado apetecible para alguien que quisiera hacer carrera en el área de las Relaciones Exteriores. Entre las más de cuarenta provincias del Imperio, era apenas poco más que un mancha en el mapa. Estratégicamente importante quizás, por su posición de lugar casi obligado de paso entre Egipto y Siria, pero sin relevancia económica o industrial alguna. En consecuencia, ningún senador se hubiera roto el cuello por llegar a gobernarla y este es el motivo por el cual el cargo recayó en una persona del orden ecuestre; una clase social, inferior a la senatorial, de la cual no podía surgir un “legati”, ni un “procónsul”, aunque sí un “praefectus”.
En lo esencial, un gobernador romano tenía cuatro funciones importantes. En primer lugar, era el responsable por la recolección de impuestos. En segundo lugar, debía supervisar la administración y, en especial, la ejecución de los grandes proyectos arquitectónicos. En tercer lugar, era el juez que decidía en aquellos casos en que fuese de aplicación la ley de Roma. Y en cuarto lugar, era el comandante de las fuerzas militares de la región a su cargo. Estas cuatro funciones constituían una misión bien definida y bien delimitada. Aunque, a veces, la misma se podía volver endiabladamente compleja.
En los tiempos de Cristo, los pretores y gobernadores romanos llevaban consigo una legión bien entrenada y armada, tanto para su protección personal como para hacer cumplir las leyes y decretos dimanados de la autoridad central. Como, tanto los pretores como los soldados eran gente bastante corrupta y amiga de latrocinios en las colonias romanas – Pilatos no era ninguna excepción – era bastante frecuente que los soldados asesinasen a sus superiores para quedarse con todo el botín. Para evitar estas cosas, los pretores solían rodearse de sus propios paisanos, a los que conocían muy bien y, de alguna manera podían asegurarse represalias en casos de irregularidades.
Oficialmente, las legiones o cohortes romanas no tenían nombre y eran identificadas sólo con un número, pero se les conocía popularmente por el nombre de la región, ciudad o provincia de donde procedían la mayoría de sus componentes, así que era fácil saber el origen de ellos por el nombre de la unidad militar donde servían. Aunque la cohorte que entonces prestaba servicio en Judea no estaba a las órdenes directas de Pilatos, sino a las del gobernador de Cesárea, Pilatos llegó a disponer en momentos de peligro de revuelta de hasta cuarenta y cinco centurias de esa legión.
Si conocemos el nombre de la legión que acompañaba a este subgobernador de desdichada memoria, podemos saber casi con certeza el origen de los soldados que hicieron el trabajo más sucio de toda la Biblia; es decir: el de torturar y crucificar a Jesús. Aunque también, todo hay que decirlo, hicieron exacto el cumplimiento de las profecías.
Si hemos podido situar en la Historia la cronología del mandato de Pilatos (26 – 36 d. J. C.) y, entre esas fechas identificar el nombre de esa cohorte, ya tenemos la respuesta. San Lucas, en sus Hechos de los Apóstoles, nos da la solución al enigma en el capítulo 10.
“Había en Cesárea un hombre llamado Cornelio, centurión de la cohorte denominada Itálica”
Da escalofríos pensar que, hasta las conclusiones del Concilio Vaticano II, el sambenito que durante casi dos mil años llevaron los judíos nos correspondía, en realidad, ¿ a nosotros ?. Que Dios nos perdone.
Poncio Pilato fue destituido en el año 36 por su superior Vitelio, gobernador de Siria ante las quejas presentadas por los samaritanos (una rama separada del judaísmo) por la matanza de muchos de ellos ordenada por Pilato que quería descubrir los supuestos tesoros mosaicos.
En siglos posteriores surgieron todo tipo de leyendas sobre su persona. Unas le atribuían un final espantoso en el Tiber o en Vienne (Francia), ptras afirman que en el año 36 de nuestra era, Pilatos fue llamado desde Roma por el emperador romano Tiberio, y según el teólogo e historiador de la Iglesia Eusebio de Cesarea, se suicidó ahogándose en un lago.
Pero por otro lado algunas leyendas afirman que Pilatos, luego de la crucifixión de Jesús, abrazó el cristianismo y que murió mártir, (sobre todo las Actas de Pilato, que en la Edad Media formaban parte del Evangelio de Nicodemo) le presentan como converso al cristianismo junto con su mujer Prócula, a quien se venera como santa en la Iglesia Ortodoxa por su defensa de Jesús (Mt 27,19). Incluso el propio Pilato se cuenta entre los santos de la iglesia etiope y copta.
Pero por encima de estas tradiciones, que en su origen reflejan un intento de mitigar la culpa del gobernador romano en tiempos en que el cristianismo encontraba dificultades para abrirse paso en el imperio, la figura de Pilato que conocemos por los evangelios es la de un personaje indolente, que no quiere enfrentarse a la verdad y prefiere contentar a la muchedumbre. Su presencia en el Credo, no obstante, es de gran importancia porque nos recuerda que la fe cristiana es una religión histórica y no un programa ético o una filosofía. La redención se obró en un lugar concreto del mundo, Palestina, en un tiempo concreto de la historia.

Naissance

Antiguo Territorio de Roma, —actual Italia y alrededores (Sevilla, Andalucía, Tarragona, Astorga [España] Roma [Italia]. Alemania, Escocia)—

Marcus Pontius Pilatus, hijo del general romano Marcus Pontius Pilatus, nació en el mes de diciembre (día¿?) del año 741 Ab Urbe Condita, no en Tarraco (Tarragona), pero sí en Asturica Augusta (Astorga) donde su padre se encontraba destacado con el cargo de Praefectus Castrorum, debido a las guerras Asturocantabras.

Poncio Pilato, natural de Leon de Francia, áauia fucedido a Valerio Graco, fue la muerte de nuetro eñor Ieu Chrito ...

Décès

Antiguo Territorio de Roma, —actual Italia y alrededores—

1 - PRESUNTAS FECHAS DE MUERTE DE PILATO

  • 37
  • 38 - Italia, Italia
  • 39
  • HACIA 39 - Vienne, Francia
  • c. 36–39 d. C. - Galia, Francia
  • 40 - Vienne, Francia
  • LA MÁS TARDÍA: 41

2 - ¿Qué fue de Pilato?

El último suceso en la carrera de Pilato del que hay constancia fue otro conflicto. Josefo dice que una multitud de samaritanos armados se reunió en el monte Guerizim con el objeto de buscar los tesoros que supuestamente Moisés había enterrado allí. Pilato intervino, y sus tropas dieron muerte a varias personas. Los samaritanos se quejaron ante su superior, Lucio Vitelio, el gobernador de Siria. Si este pensó que Pilato se había excedido o no en sus atribuciones, no se sabe. Lo cierto es que lo mandó a Roma para dar cuentas de sus actos ante el emperador. Cuando Pilato llegó, Tiberio había fallecido.

“A partir de este momento calla la historia, y la figura de Pilato queda envuelta en la leyenda”, señala una fuente. Muchos han intentado llenar las lagunas. Se ha dicho que se convirtió al cristianismo. La Iglesia Ortodoxa Etíope lo venera como “santo”. Eusebio, escritor de finales del siglo tercero y principios del cuarto, fue el primero de muchos que dijeron que Pilato se suicidó, como lo hizo Judas Iscariote. No obstante, su suerte sigue siendo materia de especulación.

Puede que Pilato haya sido obstinado, petulante y cruel. Con todo, desempeñó su cargo diez años, mientras que el mandato de la mayoría de los prefectos de Judea fue de mucha menor duración. Eso quiere decir que para los romanos fue un gobernante competente. Hay quienes lo han tildado de cobarde por su reprensible decisión de hacer que torturaran y mataran a Jesús para protegerse a sí mismo. Otros sostienen que su deber no era tanto el de sostener la justicia como el de promover la paz y los intereses romanos.

El tiempo de Pilato difiere mucho del nuestro. Aun así, ningún juez puede con justicia condenar a un hombre al que considera inocente. De no haber sido por su encuentro con Jesús, Poncio Pilato seguramente sería un nombre más en los libros de historia.

3 - Su Muerte:

m. en Vienne, (Francia) haca el año 39 d. J. C.
Murió en Vienne, Francia, hacia el año 39 d. de J.C. Se dice que suicidado. Lo desterró Tiberio, segundo emperador romano.

Las circunstancias que rodean la muerte de Poncio Pilatos en alrededor del año 39 DC es un misterio y una fuente de la discordia. Según algunas tradiciones, el emperador romano Calígula ordenó la muerte de Poncio Pilatos ya sea por ejecución o suicidio. Por otra parte se cree que Poncio Pilato fue enviado al exilio y se suicidó por su propia voluntad.

 4 - EL EVANGELIO DE LA MUERTE DE PILATOS

 4.1 - Muerte de Pilatos, el que condenó a Jesús (Mors Pilati)

4.1.1 - Misión de Volusiano en Jerusalén

I 1. Estando Tiberio César, emperador de los romanos, afectado de una grave dolencia y oyendo que había en Jerusalén un médico llamado Jesús, que curaba todas las enfermedades con su palabra, y no sabiendo que Pilatos y los judíos lo habían hecho perecer, dio esta orden a uno de los empleados de su casa, llamado Volusiano: Ve al otro lado del mar todo lo más pronto que puedas, y di a Pilatos, mi servidor y amigo, que me envíe aquí ese médico, para que me devuelva mi antigua salud.
2. Y Volusiano, oyendo la orden del emperador, partió en seguida, y fue a Pilatos, con arreglo a la orden que había recibido.
3. Y expuso a Pilatos la comisión que el César le había conferido, diciéndole: Tiberio, emperador de los romanos y tu señor, sabiendo que en esta ciudad hay un médico que sólo con su palabra cura las enfermedades, te pide que se lo envíes, para librarlo de sus dolencias.
4. Y Pilatos, al oirlo, quedó amedrentado, porque había hecho morir a Jesús, conforme al deseo de los judíos, y respondió al emisario, diciéndole: Ese hombre era un malhechor y un sediciosos que se atraía todo el pueblo a sí, por lo cual y en vista del consejo de los varones prudentes de la ciudad lo he hecho crucificar.
5. Y, volviendo el emisario a su casa, halló una mujer llamada Verónica, que había conocido a Jesús, y le dijo: ¡Oh mujer! ¿Y cómo los judíos han hecho morir a un médico que había en esta ciudad, y que curaba las enfermedades con sólo su palabra?
6. Y ella se puso a llorar, diciendo: ¡Ah, señor, era mi Dios y mi maestro aquel a quien Pilatos, por sugestión de los judíos, ha hecho prender, condenar y crucificar! 7. Y Volusiano, muy afligido, le dijo: Tengo un extremado dolor, porque no puedo cumplir las órdenes que mi emperador me ha dado.
8. Y Verónica le dijo: Como mi Señor iba de un sitio a otro predicando, y yo estaba desolada, al verme privada de su presencia, quise hacer pintar su imagen, a fin de que, cuantas veces sintiese el dolor de su ausencia, tuviese al menos el consuelo de su retrato. 9. Y, cuando yo llevaba al pintor un lienzo para hacerlo pintar, mi Señor me encontró, y me preguntó adónde iba. Y, el indicarle mi objeto, me pidió un paño, y me lo devolvió impreso con la imagen de su venerada figura. Y si tu emperador la mira con devoción, gozará de salud brevemente.
10. Y Volusiano le dijo: ¿Puedo adquirir esa imagen a precio de oro o de plata? Y ella contestó: No, ciertamente. Pero, por un sentimiento de piedad, partiré contigo, llevando esta imagen al César, para que la vea, y luego volveré.
12. Y el César hizo extender telas de seda, y ordenó que se le llevase la imagen y, en cuanto la hubo mirado, volvió a su primitiva salud.

4.1.2 - Castigo de Pilatos

II 1. Y Pilatos, por orden de Tiberio, fue preso y conducido a Roma. Y, sabiendo el César que había llegado a la ciudad, se llenó de furor contra él, y ordenó que se lo presentasen.
2. Y Pilatos había traído consigo la túnica de Jesús, y la llevaba sobre sí, cuando compareció ante el emperador.
3. Y apenas el emperador lo vio, se apaciguó toda su cólera, y se levantó al verlo, y no le dirigió ninguna palabra dura, y, si en su ausencia se había mostrado terrible y lleno de ira, en su presencia sólo mostró dulzura.
4. Y, cuando se lo hubieron llevado, de nuevo se enfureció contra él de un modo espantoso, diciendo que era muy desgraciado por no haber podido mostrarle la cólera que llenaba su corazón. Y lo hizo otra vez llamar, jurando que era merecedor de la muerte, e indigno de vivir sobre la tierra.
5. Y, cuando volvió a verlo, lo saludó, y desapareció toda su cólera. Y todos los presentes se asombraban, y también el emperador, de estar tan irritado contra Pilatos, cuando salía, y de no poder decirle nada amenazador, cuando estaba ante él.
6. Y, al fin, cediendo a un impulso divino, o acaso por consejo de algún cristiano, le hizo quitar su túnica, y al momento se sintió lleno de cólera contra él. Y, sorprendiéndole mucho al emperador todas estas cosas, se le dijo que aquella túnica había sido del Señor Jesús.
7. Y el emperador ordenó tener preso a Pilatos hasta resolver, con consejo de los prudentes, lo que convenía hacer con él.
8. Y, pocos días más tarde, se dictó una sentencia, que condenaba a Pilatos a una muerte muy ignominiosa. Y Pilatos, sabiéndolo, se mató con su propio cuchillo, y puso de este modo fin a su vida.
9. Y, sabedor el César de la muerte de Pilatos, dijo: En verdad que ha muerto de muerte bien ignominiosa, pues ni su propio cuchillo lo ha perdonado. Y el cuerpo de Pilatos, sujeto a una gran rueda de molino, fue lanzado al Tíber.
10. Y los espíritus malos e impuros, gozándose en aquel cuerpo impuro y malo, se agitaban en el agua, y producían tempestades, y truenos, y grandes trastornos en los aires, con lo que todo el pueblo era presa de pavor. Y los romanos retiraron del Tíber el cuerpo de Pilatos, y lo llevaron a Vienne y lo arrojaron al Ródano, porque Vienne significa camino de la gehhena, y era un sitio de exportación.
11. Y los espíritus malignos, reunidos en caterva, continuaron haciendo lo que en Roma. Y, no pudiendo los habitantes soportar el ser así atormentados por los demonios, alejaron de sí aquel motivo de maldición, y lo hicieron enterrar en el territorio y ciudad de Lausana.
12. Y, como los demonios no dejaban de inquietar a los habitantes, se lo alejó más y se lo arrojó en un estanque rodeado de montañas, donde, según los relatos, las maquinaciones de los diablos se manifiestan aún por el burbujear de las aguas.

Otra tradición asegura que Pilatos no murió suicidándose el año 39, como se desprende de la versión anterior, sino un año después, el año 40, muriendo en el destierro de Vienne (Delflnado), donde aún se enseña su casa y su tumba. 5/11/2017 06:55 p. m.

Notes concernant l'union

Union avec Claudia Prócula Prócula

Su segunda esposa fue Claudia Prócula sobrina nieta del imperador Tiberius y bisnieta de Cesar Augustus, que desposó por pura ambición politica: De hecho su regalo de bodas fue su nombramiento como prefecto militar de Judea.

 Sources

  Photos & documents

{{ media.title }}

{{ media.short_title }}
{{ media.date_translated }}

 Aperçu de l'arbre

     
 
 
 
Pontius Pontius ?-67-ca -3   ? ?
|
2
  |
3



|
Poncio Pilato Pilato, Prefecto de Judea ?-12-ca 39


  1. gw_v5_tour_1_title

    gw_v5_tour_1_content

  2. gw_v5_tour_2_title (1/7)

    gw_v5_tour_2_content

  3. gw_v5_tour_3_title (2/7)

    gw_v5_tour_3_content

  4. gw_v5_tour_3bis_title (2/7)

    gw_v5_tour_3bis_content

  5. gw_v5_tour_4_title (3/7)

    gw_v5_tour_4_content

  6. gw_v5_tour_5_title (4/7)

    gw_v5_tour_5_content

  7. gw_v5_tour_6_title (5/7)

    gw_v5_tour_6_content

  8. gw_v5_tour_8_title (6/7)

    gw_v5_tour_8_content

  9. gw_v5_tour_7_title (7/7)

    gw_v5_tour_7_content

  10. gw_v5_tour_9_title

    gw_v5_tour_9_content