Mensaje de infrormación a los visitantes

close

Algunas Familias de la Cuenca del Unare y Llanos Orientales


  • Nacido - Piritu

 Casamiento(s), hijo(s), los nietos y los bisnietos

 Notas

Nota individual

Mateo Peñalver nació en la población de Píritu y era descendiente directo del prócer Dr. Fernando de Peñalver, una de las inteligencias más claras que tuvo la patria desde sus inicios. Diputado al Congreso Nacional de 1.811, pensamiento decisivo en las deliberaciones del Congreso de Angostura, Redactor de “El Correo del Orinoco” y asesor en materias económicas y administrativas del Libertador, fueron algunos de los grandes servicios que prestó el ilustre antepasado de Mateo Peñalver a la República.

Como casi todos los descendientes de los próceres civilistas de Venezuela, Mateo Peñalver padeció de pobreza; de esa pobreza digna que se mitiga con el producto de algunos conocimientos en ocupaciones que apenas pueden proporcionar un modesto sustento. Este descendiente del prócer era albañil, carpintero y panadero.

Como albañil ayudó a construir y reconstruir muchas de las casas de Guanape, y sobre a varias que fueron de su cuñado Juan Evangelista Martí Anato. Como carpintero fabricó puertas y ventanas de esas casas; además de mesas, sillas y una que otra urna a muertos que no buscaban a Luis Manuel Álvarez, o a otro antiguo carpintero. Como panadero le fue también útil a Guanape. La panadería la fundó en la casa conocida como “La Colmena”, unas de las que él construyó. Esa casa está situada en la calle que antes le decían de “Los Pícaros”, porque todos los que tenían una cuenta pendiente con la justicia evitaban pasar por frente de la Jefatura Civil, que siempre ha estado frente de la plaza, y los jefes civiles nunca dejaron de sentarse en su puerta por las tardes.

Muchos años duró esa panadería en manos de la familia Peñalver, porque después de muerto don Mateo, sus hijas Tiana y Blanca la conservaron, calentando día a día su horno para sacar los bizcochos, rebanadas y cortados que se consumían en el pueblo.

Después empezaron a llegar los camiones y en ellos llegaba, entre otras cosas, pan de trigo en unas busacas de henequén desde Barcelona y Píritu. Poco tiempo después llegaban también unas furgonetas medio destartaladas cargadas solamente con pan de trigo de diferentes tipos, que vendían de bodega en bodega ;eran unas camionetas cerradas con llamativos letreros, que en forma de arco indicaban la marca del pan y su procedencia. Había una que decía “Panificadora La Flor de Oriente” con una muchacha de atuendo danés pintada en el centro del semicírculo y sosteniendo una margarita entre los dientes, en letras rojas más pequeñas estaba la dirección: Calle juncal-Barcelona”.

A la gente le gustaba más el pan que venía en los sacos, y aún más el variado surtido que llegaba en las furgonetas, por lo que la pequeña industria que fundó Mateo Peñalver tuvo que desaparecer luego de una tenaz y prolongada lucha sostenida entre sus hijas y la competencia foránea.

Fuente:
Jesús Saume Barrios.
Algo de Guanape.
Pags. 226 y 227

  Fotos & documentos

{{ media.title }}

{{ media.short_title }}
{{ media.date_translated }}

 Ver árbol



  1. gw_v5_tour_1_title

    gw_v5_tour_1_content

  2. gw_v5_tour_2_title (1/7)

    gw_v5_tour_2_content

  3. gw_v5_tour_3_title (2/7)

    gw_v5_tour_3_content

  4. gw_v5_tour_3bis_title (2/7)

    gw_v5_tour_3bis_content

  5. gw_v5_tour_4_title (3/7)

    gw_v5_tour_4_content

  6. gw_v5_tour_5_title (4/7)

    gw_v5_tour_5_content

  7. gw_v5_tour_6_title (5/7)

    gw_v5_tour_6_content

  8. gw_v5_tour_8_title (6/7)

    gw_v5_tour_8_content

  9. gw_v5_tour_7_title (7/7)

    gw_v5_tour_7_content

  10. gw_v5_tour_9_title

    gw_v5_tour_9_content