• Born 24 October 1891 - San Cristóbal, República Dominicana
  • Deceased 30 May 1961 - Santo Domingo, República Dominicana,aged 69 years old

 Parents

 Spouses and children

 Siblings

 Notes

Individual Note

NOTE:In 1905, European creditors were threatening force to collect on unpaid debts. To help with this, the USA took control of the country's customs revnues. 11 years later, the Dominican Republic's political structure collapsed completely, and the USA took complete control of the island. From 1916 until 1924, the Unites States instituted dozens of civil programs including building roads, schools, sewage control, and communications facilities. The US Marine Corps created a local centralized military constabulary. In 1924, the US held a national election and returned control of the island to those elected to hold power. The leadership soon proved ineffective and following the Dominican stock market crash of 1929, a revolution broke out and the military, under the control of Rafael Trujillo, took control of the island.

The dictatorship of Rafael Trujillo (1930-61) was one of the longest, cruelest, and most absolute in modern times. For more than three decades Trujillo ruled with an iron hand; virtually everything he touched had to belong to him. Trujillo dominated the armed forces, government, economy, church, education, every element of Dominican society. Despite this, the Dominican economy flourished. In 1961, Trujillo was assassinated and infighting began as to who would hold power. In 1963, Juam Bosch and the Dominican Revolutionary Party took control and help elections. His term ended 7 months later and in 1965, a Democratic Socialist Revolution broke out. Fearing another Cuba in the Caribbean, the USA again intervened.
(Sources: Department of the Navy, Naval Historical Center, Official Web Site, © Copyright 1999-2001 http://www.grunts.net)

Lo cierto es que Trujillo gobernó el país como si de su hacienda particular se tratase (las historias sobre su inmenso patrimonio personal eran habituales ya desde su época de militar). Suena a tópico pero fue así. Efectivamente, él y su familia tenían intereses económicos en prácticamente todos los sectores productivos de la nación; en unos casos en régimen de monopolio (tabaco, aceites comestibles, sal, cerveza, medicamentos, cemento...) y en otros, casi (prensa, radio y televisión, seguros, navegación y tráfico aéreo...). Al frente de la mayoría de las empresas figuraban militares, políticos, amigos, en fin, personas de su confianza. De esa manera, el sistema funcionaba como un entramado gigantesco que servía para recompensar o castigar, según qué; pero también para cohesionar y afirmar al régimen, ya que los intereses nacionales se mezclaban con los particulares, cosa en cierto modo positiva pues la buena gestión de los negocios repercutía también, aunque de manera tangencial, en la economía nacional. Es innegable que la República Dominicana había experimentado una mejora incuestionable en su nivel de desarrollo económico y social, sobre todo si se comparaba con la situación anterior a 1930 y con la de los países de su entorno (durante el largo "reinado" de Trujillo el Presupuesto Nacional había crecido de seis a más de cien millones de dólares en su último año de gobierno).

El cadáver del dictador, totalmente acribillado de balazos, fue hallado a las cinco de la madrugada del miércoles 31 de mayo dentro del maletero de un coche. Rafael Leónidas Trujillo dejaba nueve hijos, cinco de sus tres esposas oficiales (Aminta Ledesma, Bienvenida Ricardo y María Martínez Alba, la última de ellas) y cuatro de sus amantes favoritas (Lina Lovatón, Elsa Julia, Norma Meinardo y Mony Sánchez).

Apenas recién muerto Trujillo, el caos no tardaría en apoderarse de las calles de las principales ciudades dominicanas y los actos de saqueo y vandalismo contra sus propiedades, pero también contra todo aquello que recordara al trujillismo (monumentos, placas de calles, etc.) fueron generales. Sin embargo, la situación empezó a calmarse pronto pues el aparato policial del régimen, el SIM, encabezado por el siniestro coronel Johnny Abbes, permanecía aún intacto.

Ni que decir tiene que la represión desatada en busca de los culpables del magnicidio fue terrible. Especialmente cruel fue uno de los hijos del dictador, Rafael Leónidas Trujillo Martínez -Ramfis-, que volvió precipitadamente de París, donde se encontraba, para involucrarse personalmente en la venganza. Sólo dos de las personas que participaron directamente en el atentado consiguieron escapar (de forma rocambolesca, eso sí) y en la actualidad sólo permanece vivo uno de ellos, Antonio Imbert. Los demás murieron después de sufrir penosas y sofisticadas torturas, pudiéndose considerar afortunados los que perecieron en el acto tras ser sorprendidos por el SIM, generalmente por una delación.

Sin ni siquiera haber completado los estudios primarios, Trujillo era Doctor Honoris Causa por las universidades de Santo Domingo y Pittsburgh (de esta última, se dice que gracias a cuantiosos sobornos).

A su muerte se calculaba que el 70% de la tierra cultivable del país le pertenecía, así como más de un 50% de la industria y el 25% de los recursos bancarios. Otras fuentes estimaban su fortuna en unos 800 millones de dólares.

(La Fiesta del Chivo, Mario Vargas Llosa.)

  Photos and archival records

{{ media.title }}

{{ mediasCtrl.getTitle(media, true) }}
{{ media.date_translated }}

 Family Tree Preview

José Trujillo Monagas ca 1840- Silveria Valdés ca 1845-ca 1950 Pedro Molina ca 1835- Luisa Erciná Chevalier ca 1840-
||||






||
José Trujillo Valdéz 1864- Julia Altagracia Molina Chevalier 1865-
||



|
Rafaél Leonidas Trujillo Molina 1891-1961